Mac Allister no hará control de gestión

TRIBUNAL DE CUENTAS

“Fue un proceso duro, pero hoy estoy feliz; no puedo decir otra cosa, me siento inmensamente feliz por este nombramiento”, confesó ayer la contadora María Alejandra “Marita” Mac Allister, un día después que el gobernador enviara a la Cámara de Diputados el pliego para su nombramiento como presidenta del Tribunal de Cuentas de la provincia. “Me capacité mucho para estar en este lugar”, remarcó la profesional, que restó trascendencia a quienes insisten en asociar su postulación con el hecho de que es hermana de Carlos Javier Mac Allister, secretario de Deportes de la Nación y referente macrista en la provincia.
“Primero hay que respetar los tiempos de la Cámara de Diputados”, sostuvo la contadora al aclarar que si bien el envío de su pliego deja atrás la discusión sobre quién seleccionaría el gobernador Carlos Verna -había tres nombres en danza- pero aún resta la etapa legislativa. “Después deberé ocupar ese lugar, cumplir y demostrarle a los que me votaron que estoy capacitada. Y a los que no me votaron, también, que estoy capacitada para cumplir las funciones de presidenta del Tribunal de Cuentas”.
La tarea a realizar “es de mucha responsabilidad, porque es ser guardianes de las cuentas públicas”, graficó. “Tengo mucha experiencia en lo que es la administración pública, porque mi camino en la Administración no empezó ayer sino hace muchos años, en un comedor escolar”, rememoró. “Todos mis logros fueron por concurso, capacitándome, luchándola. Por eso estoy satisfecha, contenta, feliz”, reiteró.

Control de gestión.
Consultada por las funciones del TdeC, en particular el “control de gestión”, Mac Allister sostuvo que “el Tribunal no hace un control de gestión propiamente dicho, sino un control legal, que es muy amplio, porque hace desde el control previo al control posterior, pasando por todas las auditorías que se necesiten para cerrar ese control”.
El control de gestión, consideró, “lo hace la Cámara de Diputados” a través de sus pedidos de informes, las citaciones a los ministros del Poder Ejecutivo Provincial, las auditorías y las observaciones.
“Yo digo que cuando hago un control legal estoy haciendo un control de gestión, porque estoy diciendo ‘los fondos públicos se utilizaron para lo que dijeron que se iban a usar”.
La contadora destacó que nuestra provincia realiza un paso que no es habitual en otras jurisdicciones, que es el “control previo”, un mecanismo que ahorra tiempo y burocracia. “Es un control previo al dictado del acto administrativo. Con el control previo podemos evitar trámites, como licitaciones que no corresponden, procedimientos que no corresponden. El control previo alerta”, sostuvo.

Un apellido fuerte.
Al hablar de su apellido y el hecho de que es hermana de “Colo” Mac Allister, secretario de Deportes de la Nación y referente del macrismo en la provincia, Marita sostuvo: “Estoy muy orgullosa de pertenecer y tener este apellido, estoy orgullosa del lugar que ocupa mi hermano, del que ocupó, y el que posiblemente ocupe”.
Aclaró no obstante que “yo soy preexistente a mi hermano, he trabajado siempre en la Administración Pública” y saludó la llegada de la política “si es para hacer bien al resto” porque “lo que no debemos mezclar es la política partidaria”.
“Eso tiene que quedar claro: el Tribunal de Cuentas es un organismo técnico, con grupos de trabajo excelentes que trabajan técnicamente. No me pesa absolutamente nada el apellido. Estoy capacitada para ocupar el lugar, y más allá del apellido y lo voy a cumplir con total idoneidad. No me pesa, estoy orgullosa”.
La postulada defendió la reformulación de partidas que hace habitualmente el gobierno provincial porque, dijo, “está aprobada por ley”, en este caso, la Ley de Presupuesto. “Mientras esté por ley, nos ajustamos a lo legal”, definió.

De puertas abiertas.
Mac Allister bregó para que, una vez en el cargo, los diputados provinciales se acerquen más al Tribunal de Cuentas y se interioricen en qué consiste su función. “De este proceso valoro que la ciudadanía sabe que existe un Tribunal de Cuentas, y eso no es fácil porque a veces hasta los mismos legisladores, o incluso los funcionarios que recién asumen, no saben qué tipo de control hace el Tribunal”.
“Tenemos que estar cerca de la gente, hacer un Tribunal de puertas abiertas, un tribunal de capacitaciones, que salga a las comisiones de fomento, que brinde asesoramiento, y que esté al lado de la gente tratando de llegar al trámite correcto”.
Por último, y preguntada por la relación con la prensa, reiteró que será “una relación de puertas abiertas” para que los periodistas “se interioricen del trabajo que hacemos”.

Una función de fiscalización
La figura, responsabilidades y conformación del Tribunal de Cuentas de la provincia tienen jerarquía constitucional. Están detalladas en la Sección Tercera, Capítulo II, de la Carta Magna provincial. Corresponden a los artículos 103 y 104 del texto constitucional.
El artículo 103 reza: “El Tribunal de Cuentas fiscalizará la percepción e inversión de las rentas públicas provinciales y las cuentas de las instituciones privadas que reciban subsidios de la Provincia, referidas a la
inversión de los mismos”.
El artículo 104 detalla cómo se integra el órgano y las condiciones del ejercicio de esos cargos. “Estará compuesto por un presidente, que será abogado o contador público, y dos vocales, nombrados por el Poder Ejecutivo con acuerdo de la Cámara de Diputados. El Poder Ejecutivo elegirá cada uno de los candidatos de una terna que elevará al efecto el Consejo de la Magistratura, previo concurso de antecedentes y oposición. Serán inamovibles y enjuiciables en los casos y en la forma determinados en esta Constitución”.

Compartir