Marcha agropecuaria en Santa Rosa

La caravana rural ocupó la extensión de la Avenida Spinetto-Luro de la capital pampeana. Terminó en la Casa de Gobierno, donde la figura central fue el piquense Ulises Forte, que apuntó a "los socios del gobierno" como los grandes ganadores del modelo.
La protesta agropecuaria de ayer contó con el aporte de productores de todas las regiones de La Pampa. Los ruralistas se expresaron por segunda vez en pocas semanas y alteraron rotundamente el ritmo de Santa Rosa, ciudad que la marcha dividió en dos, pese al esfuerzo de la policía e inspectores municipales que intentaron atenuar los efectos que la protesta le generó al tránsito.
Poco después de las 10.30, cientos de vehículos, entre tractores, camiones y camionetas, ganaron la principal arteria que atraviesa la capital de norte a sur. La caravana partió desde la Rotonda del Avión hasta la del Ejército, y volvió por la Luro hasta la Casa de Gobierno.
Allí, a metros de la rampa que conduce al despacho del gobernador, se montó un escenario (un carro Fama con banderas de SRA, FAA, CRA y Coninagro) y un equipo de amplificación.
La gente se concentró en el lugar, se pudo ver a diputados provinciales de la oposición y la intendenta de Winifreda, y tras el Himno Nacional, se sucedieron los oradores.
El primero fue el ex presidente de la Asociación Agrícola de Santa Rosa, Pedro González Gomila, quien mencionó al mandatario pampeano y, tras ello, la primera silbatina del acto. Dijo de Jorge que es "un gobernador que tiene la virtud de disparar, que tiene la virtud de ser cobarde, de no enfrentar la realidad de la provincia".
"Se borra, se va, cuando le venimos a decir que se ponga al frente de nuestros reclamos, que es el reclamo de la familia pampeana. No se vaya, enfrente la situación, traiga soluciones, para eso lo hemos elegido".
"Nos ha fallado a los pampeanos", afirmó el dirigente santarroseño.
González Gomila criticó también al ex presidente Néstor Kirchner, porque "nos sigue agrediendo" y pese a que advirtió de que el conflicto campo-gobierno "pueda llegar a terminar mal", dijo que "a la larga vamos a ganar, porque la verdad le ganará a la mentira".
Otro de los que se dirigió a los presentes fue Matías Toselli, de Federación Agraria y en representación de los jóvenes. "Nos tratan de irresponsables y drogadictos, pero nos parece que esos son los hijos o hasta los nietos de nuestros representantes políticos, nosotros somos los que trabajamos en el campo", aclaró.
A su turno, el representante de la Sociedad Rural de General Pico y vicepresidente de Carbap, Alberto Frola. "Dicen (por el gobierno) que no van a negociar hasta ponernos de rodillas, pero será difícil, porque de rodillas ya pusieron a muchos, ya están los gobernadores. Nosotros estamos de pie, luchando por nuestros sentimientos e intereses".
Aunque de Pellegrini, provincia de Buenos Aires, también se subió a la tribuna la dirigente de Carbap, Analía Quiroga. Hace un año, fue noticia porque reaccionó ante los dichos del entonces presidente Néstor Kirchner, quien había definido a los productores como "avaros e insensibles".
"Esa persona que hoy se sigue atribuyendo un rol que la democracia ya le ha confiscado", dijo del ex mandatario.
A la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, le preguntó: "que nos explique de qué se trata esto, porque así como está planteado, sinceramente, por más buena voluntad que tengamos no podemos entenderlo. En cualquier lugar del mundo se protege a la producción; éste es el único lugar en el mundo donde se nos trata de golpistas".
Negó ser "oligarca" y que el sector reclama poder "trabajar y producir para sacar a este país definitivamente de esta mediocridad".
Le propuso a la mandataria que al "aguante" del que presume, le sume "la humildad y la grandeza".

Forte.
La figura central del acto ruralista fue el piquense Ulises Forte, vicepresidente de Federación Agraria Argentina y uno de los negociadores del sector con el gobierno. Hizo un repaso de los avatares económicos de los últimos 30 años, y remarcó que durante el "Rodrigazo" se necesitaba vender una vaca para llenar el tanque de combustible de un auto, "y parece mentira que vuelva la misma barbaridad".
"Con la dignidad de los chacareros no se jode. Aguantamos a Martínez de Hoz, después llegó la democracia y al poco tiempo ocurrió el golpe de estado económico más feroz que tuvo la Argentina y arrastró a la hiperinflación, y también la aguantamos. Después vino el innombrable con Cavallo, después De la Rúa con Cavallo, y ahora la felicitamos a la señora presidenta por tener aguante, pero si es por aguante, qué mierda nos vienen a explicar a los chacareros que llevamos dos o tres generaciones con aguante, fuerza, pelando por la tierra y nuestros derechos".
"No hay democracia cuando se es obsecuente de la Casa de Gobierno o enemigo de la Patria", afirmó el ruralista.
También le dedicó una parte del discurso al gobernador Oscar Mario Jorge y la audiencia frustrada de la dirigencia del campo con él prevista para el martes. "Hay que tener cojones en serio para no patear los escritorios, no se puede faltar el respeto al campo argentino".
"El mate se hace de dos formas: con agua fría para tereré y con agua caliente, el agua tibia sirve para lavarse las manos. Invito a los señores del gobierno a que no se laven las manos, que vengan a tomar mate, que vengan a pelear que el pueblo los va a acompañar".
"No sean tan rufianes, carajo", agregó Forte.
"¿Dónde está Jorge? Le quedaban dos caminos; o gobernar de frente y para su pueblo, o ir caminando de rodillas, siendo obsecuente y cómplice del unicato partidario que se está fundando hoy, por cuatro mangos de mierda cuando se están llevando millonadas".
"No puede ser que sea tan cobarde; gobernador, si usted viene y se juega, cuando le cierren la chequera en la Casa Rosada, vamos a ser miles los pampeanos que lo vamos a acompañar para luchar por nuestros derechos".
El vicepresidente de FAA recalcó que durante la tregua negociadora con el gobierno "hicimos todos los esfuerzos para llegar a un arreglo, pero nos empujaron a las rutas, pero cuando más nos empujan más nos quedamos".
"Nos culpan de ser egoístas, de ser ricos y que no queremos distribuir la riqueza. Hace 20 años La Pampa fue Patagonia por una ley, ahora una resolución ubica la provincia en la Pampa Húmeda y tener 150 hectáreas acá es lo mismo que tenerlas en Pergamino, Junín o Rosario".
Aludió a su situación particular, como poseedor de 155 hectáreas en la zona de General Pico. "Por culpa de que mi abuelo compró cinco hectáreas de más, quedé afuera de las compensaciones (de las retenciones)".
"No nos jodan, hablemos en serio de una vez por todas, si queremos distribuir la riqueza la discusión no pasa por los pequeños, medianos o grandes, pasa por una agricultura con agricultores, no con una agricultura de la patria financiera que extermina nuestras tierras, vacía nuestros pueblos, se llevan la riqueza y, encima, cuatro atorrantes se llevan la plata del país".
Pidió que repartan los "grandes ganadores" de este modelo y citó a los Mastellone (de la Serenísima), Eurnekián (Aeropuertos Argentina 2000), Soros y Benetton (inversionistas extranjeros), Grobocopatel, Urquía (de Aceitera General Deheza) "y todos los socios del gobierno".
"Mantengámonos firmes en la lucha; ojalá que mañana (por hoy) en la conferencia de prensa de los cuatro dirigentes (de las entidades agropecuarias en paro) se diga que volvemos a trabajar, que se solucionaron los problemas, pero todo pinta de que la lucha será larga".
Ulises Forte demandó el acompañamiento de los productores al acto del lunes por la mañana en la Plaza San Martín de Santa Rosa, convocado por los ateneos y grupos de jóvenes ruralistas. También pidió que se sumen al encuentro del domingo en Macachín, donde estará el entrerriano Alfredo de Angeli.