Marín enfrenta una “rebelión” en el bloque justicialista

MALESTAR DE DIPUTADOS DEL PJ CONTRA EL PRESIDENTE DE LA BANCADA

El presidente del bloque del Partido Justicialista en la Cámara de Diputados de La Pampa, Espartaco Marín, enfrenta por estos días una “rebelión” de algunos de los legisladores de su bancada, quienes no acuerdan con el modo de conducción que el joven dirigente profesa. El primer roce lo tuvo en febrero y el último ocurrió el martes, en una reunión en la que uno de sus pares de bancada le hizo notar su malestar.
Legisladores de ese bloque fueron consultados por este diario y reconocieron el malestar pero en estricto off de récord. Los relatos fueron coincidentes: aseguran que en varias oportunidades el jefe de bancada “se cortó solo” y tomó posiciones que nunca fueron consensuadas en reuniones de bloque.
Además, le endilgan buscar un excesivo protagonismo. “Todos los asesores le responden. Tiene un asesor de prensa y un fotógrafo que prácticamente trabajan para él. La semana pasada participó de un encuentro de jefes de Bloque del que nos enteramos a través de los medios de prensa, porque nunca nos informó. Fue en representación nuestra pero nunca nos preguntó si teníamos alguna preocupación o inquietud para plantear en ese ámbito”, explicó una de las fuentes.
Otra de las observaciones que le hicieron es que en todas las comisiones, si bien no preside ninguna, siempre está sentado en la cabecera, al lado del presidente o la presidenta. Incluso en aquellas de las que no forma parte.
En el mes de febrero, cuando la crisis del Río V ocupaba el centro de la escena política en La Pampa, se produjo una de las primeras crisis internas. Fue cuando el presidente de la bancada dejó en segundo plano un proyecto de sus pares de bloque referido a esa situación, para priorizar uno propio, que nada tenía que ver con ese tema.
También le reprocharon que participa de las reuniones de gabinete, pero no informa, al menos con claridad, los temas que allí se debaten. Otra de las cuestiones que ha generado malestar es su comportamiento en las sesiones de la Legislatura, donde muchas veces interviene en debates manifestando posturas que no reflejan a las de la bancada a la que representa sino a posicionamientos propios.

Compartir