Martínez: “Voy a demandar a la Fundación”

ESCANDALO EN EL RECITAL DE DAMIAN CORDOBA EN CASTELVECCHIO: EL PUBLICO ENOJADO

Nuevamente el periodista Guillermo Martínez vuelve a estar en el centro de la escena, esta vez por una serie de incidentes que ocurrieron el sábado pasado en el concierto que brindó el Damián Córdoba en Castelvecchio, salón de fiestas ubicado al fondo de la Avenida Palacios. En esta oportunidad, Martínez fue “promotor” del evento que le valió, en los últimos días, el repudio por las redes sociales de varios asistentes que se quedaron con ganas de ver al cuartetero cordobés.
El show (organizado por la productor piquense JP Producciones) estaba pautado para comenzar a las 22, pero se inició pasadas las 3 de la madrugada y terminó pasadas las 5.20. Martínez -que meses atrás era funcionario de Tierno y renunció luego de denunciar irregularidades en el Ministerio de Seguridad- se acercó ayer a la redacción de este diario para dar su versión de los hechos que tuvieron amplia repercusión por las redes sociales.
“Quiero aclarar que el Ministerio de Seguridad y la Municipalidad no tuvieron nada que ver con lo que pasó el sábado, ellos tuvieron la mejor voluntad. Todo fue responsabilidad de Marcelo Martins, el encargado de Castelvecchio, quién se negó a abrir las tranqueras del predio cuando comenzó a llegar la gente. El lugar estaba habilitado para 3500 personas, habíamos vendido 1000 anticipadas y regalado 400 entradas pero no sé porqué motivo no abrió las tranqueras”, dijo Martínez.
Aparentemente, los encargados de Castelvecchio se alarmaron por la cantidad de gente que estaba en el lugar y, alegando que superaría la capacidad pactada de antemano, se negaron a abrir el predio.
“Por otra parte, en el lugar hicimos un nuevo acta de habilitación en el que aumentamos la capacidad del espectáculo llevándola a 5000 personas. El director de nocturnidad estuvo toda la noche con nosotros. No hubo nada ilegal y tenemos pruebas para comprobarlo”, añadió.

Agolpados.
Lo que ocurrió fue lo siguiente: ante la demora en la apertura de las puertas, miles de personas se agolparon en la entrada hasta que en un determinado momento, se abalanzaron sobre las tranqueras y comenzaron a pasar, incluso sin que les cortaran la entrada.
“Se metió mucha gente, incluso quienes no habían pagado la entrada. El ambiente estaba muy caldeado por eso decidimos no vender alcohol. Había mucha gente que había venido del interior de la provincia con sus hijos y que, cansados de esperar, se tuvieron que ir”, agregó Martínez.
“Quiero dejar en claro que yo soy solo el promotor, que no tengo nada que ver con la organización. Se dijeron muchas cosas, entre ellas que había estado el Ministro de Seguridad, cuando él nunca estuvo. A los que no pudieron entrar y conservaron la entrada se les va a reponer por un show que va a brindar la banda de cuarteto Sabroso en el mes de diciembre”, señaló el periodista .
“Voy a demandar a Castelvecchio, a la Fundación Nuestros Pibes, que son los propietarios del predio y a Marcelo Martins porque no puede jugar con la gente de esa manera. El que piensa traer a La Renga a ese lugar (hay un show pactado para mediados de octubre) está completamente loco”, concluyó.

Compartir