Meaca en contra de bajar la edad de imputabilidad

DELITOS COMETIDOS POR MENORES

Entrevistado por Radio Noticias, el defensor Meaca afirmó: “Es un error hablar de bajar la edad, porque toda ley debe plantear cómo reinsertar al chico, trabajar con medidas y recursos económicos, educativos y laborales para conseguir esa reinserción”.
“Cuando se plantea lo de la edad, la discusión termina en la necesidad de encerrar al chico. Hay proyectos que hablan de reinserción y se encuentra trabados porque se empieza a discutir lo de la edad”, acotó.
Meaca resaltó que Argentina adhirió a convenios internacionales “lo que hace difícil bajar la edad de imputabilidad”.
Añadió que “el uno por ciento de los crímenes son cometidos por adolescentes y la discusión debería ser por qué hay chicos de 10 ó 12 años privados de su libertad. Esto de que no pasa nada con los de 14 años, no es real”.
-¿Por qué se impone el mensaje de meter preso a los chicos?
-Hay una gran sensibilidad por el tema seguridad que quizás no vivimos en La Pampa, pero los medios nacionales la citan como implantada en todo el país, cuando en La Pampa hoy el problema son los incendios. Está instalado el tema inseguridad y es fogoneado por el caso de un homicidio de un chico cuando hay 30 mujeres que mueren en mano de su ex pareja. Hasta los programas de chimentos hablan de bajar la edad y cárcel para todo los chicos. ¿Por qué no que sean imputables a partir de los 10 años? Esta discusión es una locura que se plantee un régimen carcelario con chicos que están en una etapa de aprendizaje y de contención familiar. El correccional nunca fue una solución.

En La Pampa
Meaca puntualizó que en La Pampa “son mínimos” los casos de menores en conflicto con la ley. “No pasan de 25 ó 30 chicos en situaciones complejas sobre una población de 100 mil chicos. Estadísticamente no es un volumen importante”.
Citando lo que ocurre en Córdoba, dijo que “hay dos mil chicos en situaciones complejas, tema que se presenta a los 10 ó 12 años con hurtos, frente a lo cual, con recursos, se puede abordar a tiempo. El ministro de Justicia debe lanzar un debate sobre la Ley Penal Juvenil, con qué recursos se contarán y que no se tienen ahora para poder trabajar”.
“La familia es el centro de la situación y como estado se debe acompañar esta problemática con recursos y profesionales, pero no hay programas. En Córdoba de los dos mil chicos que hablo, la inmensa mayoría consumían drogas y esto hay que relacionarlo con los chicos sin recursos que para comprar droga necesitan delinquir”, explicó el defensor.
Resaltó que el programa Fines (para finalizar el ciclo secundario), tenía como principal asistente a la población penitenciara. “Si vamos a discutir no debemos empezar por la edad y sí sobre programas educativos y laborales”, insistió.