Mendoza quiere dialogar con La Pampa

DALMIRO GARAY: "NO NOS OPONEMOS A LLEGAR A UN CONSENSO POR EL RIO ATUEL"

El gobierno de Mendoza aseguró ayer estar abierto al diálogo con La Pampa por el reclamo de agua efluente del río Atuel, y afirmó no haber recibido aún notificación judicial sobre una nueva demanda en ese sentido por parte de nuestra provincia.
“Estamos dispuestos a dialogar con La Pampa y áreas de jurisdicción de los ríos. Pero la posición de Mendoza es clara respecto a cómo se debe utilizar el agua y eso ya está aprobado en la sentencia de la Corte Suprema de 1987”, aclaró ayer a la agencia de noticias Télam el ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia, Dalmiro Garay sobre aquel fallo que declaró la interprovincialidad de las aguas.
El pasado fin de semana se conoció la noticia de que el gobernador de La Pampa, Carlos Alberto Verna (Partido Justicialista) había instruido al fiscal de Estado, Alejando Vanini, para iniciar un juicio contra Mendoza, San Juan y la Nación para forzar la creación del Comité de Cuenca del Desaguadero, Salado, Chadileuvú, Curacó y Colorado a causa de las represas construidas por esos distritos que “han mermado los caudales de los ríos”.
Mediante el decreto 1541/16 el mandatario ordenó enjuiciar a la Nación por considerar que omitió su rol de controlador, y permitió que San Juan y Mendoza construyeran represas sin considerar los intereses pampeanos. En ese sentido, según La Pampa, San Juan y Mendoza son responsables de la desaparición o del irregular comportamiento de los ríos pampeanos.
El funcionario mendocino recordó que “esta provincia tiene un cupo de agua ordenado para regar que ni siquiera se utiliza dado que estamos en un proceso de crisis hídrica y ni siquiera tenemos ese cupo de agua para regar nosotros”.
“No nos oponemos a llegar a un consenso pero siempre en el marco de los derechos de cada provincia con posibilidad, por ejemplo, de mejorar con obras y que el caudal beneficie a ambas provincias”, afirmó ayer el ministro Garay.

Diferencias.
El conflicto por las aguas del Atuel tienen sus orígenes en 1947, cuando Mendoza construyó el embalse El Nihuil, en la zona sur de la ciudad de San Rafael, con el fin de destinar las aguas del río Atuel a las generación de electricidad y regadío, situación que provocó una serie de problemas en La Pampa, que en aquella época aún no tenía status de provincia.
En 1987, tras un reclamo judicial de La Pampa, la Suprema Corte de Justicia se expresó al señalar que las partes debían negociar y celebrar de buena fe convenios para regular los usos de sus aguas, y que Mendoza tiene derechos adquiridos para regar hasta 75.000 hectáreas, pero dejando en claro que el río era interprovincial
En mayo de 2014, el gobierno de La Pampa (el gobernador era Oscar Mario Jorge) demandó ante la Corte Suprema de Justicia a Mendoza por el uso de las aguas del cauce del Atuel, argumentando que la provincia cuyana ha sido la causante de daños sociales, económicos y ambientales en el noreste de La Pampa.
Luego, en agosto del año pasado, Mendoza presentó su defensa ante la Corte asegurando que en la actualidad los regantes mendocinos “no llegan a regar las 50.000 hectáreas en producción porque falta agua” y que “ha invertido unos 150 millones de dólares en obras de impermeabilización de canales y en el marginal del Atuel”.
En cuanto a una segunda demanda judicial, el gobierno mendocino (a cargo del radical Alfredo Cornejo) indicó que “solo se enteró por los medios, pero no ha recibido nada”.

La Fuchad a Diputados
Integrantes de la Fundación Chadileuvú concurrieron ayer por la tarde a la comisión de Ríos Interprovinciales de la Cámara de Diputados con el objetivo de exponer ciertas preocupaciones por la situación del Desaguadero-Chadileuvú-Salado-Curacó-Colorado y manifestaron su apoyo al reclamo judicial que la provincia realizará contra la Nación, decisión adoptada por el actual gobernador Carlos Verna.
A su vez, la organización no gubernamental sostuvo que “en La Pampa hay una falta de cultura del agua que vería con buenos ojos que un tercio de las regalías petroleras sean utilizadas para el desarrollo de la zona del río Colorado”.
Los técnicos de la Fuchad -Héctor Gómez. Alberto Goldberg, Walter Cazenave y Jorge Tullio- iniciaron un informe histórico del Desaguadero. Resaltaron que “el río tenía 1.500 kilómetros de recorrido, era caudaloso y luego prácticamente desapareció, como parte de un federalismo mal entendido”.
“Las obras llevadas a cabo por la provincia de San Juan terminaron con el escurrimiento del Desaguadero y apoyamos entusiasmados la actitud del ingeniero Verna, aunque la misma es tardía por las obras que ya han realizado las provincias”.
También hablaron sobre la exposición que efectuaron ante el Tribunal Latinoamericano del Agua, en Guatemala, y están esperando que los convoquen del mismo para continuar con la demanda que realizaron.

Río Colorado.
En otro tramo de la charla, los representantes de la Fuchad manifestaron su preocupación por la situación del río Colorado “el único río que nos queda, hay que protegerlo porque podemos perderlo”.
“Hay que utilizarlo productivamente, no se aprovecha el agua, se podría hacer un desarrollo excelente”, sostuvieron. Además, con evidente inquietud, dijeron que no hay una política definida, una política de Estado, por eso hicieron especial hincapié en la necesidad de tener una ley hídrica, realizar un profundo debate y llegar a una legislación.
Hagamos un fondo de inversión y desarrollar una zona de riego, que haría un cambio enorme en la zona, además aparecería la mano de obra, industrias, pero hay una falta de cultura del agua” apuntaron.

Intercambio.
Luego se produjo un intercambio interesante entre todos los integrantes de la comisión, presidida por el diputado Jorge Lezcano (Partido Justicialista), donde surgieron necesidades como cuidar al río Colorado, bregar por la cantidad, calidad y realizar obras de infraestructura.
“Tenemos la Patagonia a nuestra disposición, por qué no hacer obras, sistemas de riego para la utilización de las aguas del río Colorado y buscar así el desarrollo de una zona compleja”, se indicó. Se habló sobre el excelente trabajo que está llevando a cabo el INTA y la intención de los responsables del Ente del Río Colorado de trabajar para ello.

Compartir