Meten presos a los directivos de la empresa que lo construirá

ACUEDUCTO A PICO

OAS, una de las tres empresas constructoras más grandes de Brasil, conforma junto a la firma Supercemento la UTE que ganó la licitación para el ducto hacia el norte. Ya hubo 22 detenidos de distintas firmas por desvíos millonarios en la petrolera estatal Petrobrás.
La empresa brasileña Constructora OAS Limitada, socia de la firma Supercemento SAIC en la construcción del segundo tramo del Acueducto del Río Colorado, quedó en medio de un escándalo de corrupción en ese país por lavado de dinero y su presidente y cuatro directivos fueran detenidos por la policía.
El escándalo en el que está involucrada la firma sacude a Brasil desde hace varios meses y fue por desvíos millonarios en la petrolera Petrobrás, la mayor empresa del país. Este se agravó el viernes con el arresto de un ex director de la compañía estatal, Renato Duque, y de 22 ejecutivos de nueve importantes empresas nacionales. Entre ellos el presidente de la socia de la UTE y una de las tres firmas constructoras más importantes de ese país, José Aldemario Pinheiro Filho, además de otros directivos: José Ricardo Nogueira Breghiroll, Agenor Franklin Magalhaes Medeiros -director presidente del Area Internacional-, Mateus Coutinho de Sá Oliveira y el abogado Alexandre Portel Barbosa.
Los arrestos se produjeron en una nueva fase de la operación de la Policía Federal brasileña conocida como “Lava Jato”, iniciada en marzo y que la semana pasada movilizó a 300 agentes en seis estados para cumplir 85 órdenes de captura. Otros de los detenidos son los presidentes de dos de las constructoras más importantes de Brasil junto a OAS, Ildefonso Colares Filho, de Queiroz Galvao; y Dalton dos Santos Avancini; de Camargo Correa.

Tramos.
El segundo tramo del Acueducto fue adjudicado en 2012 a la UTE conformada por Supercemento y OAS y el contrato se firmó en 2013 por un costo total de 600 millones de pesos. La construcción en tres tramos de los 140 kilómetros de ducto contempla primeramente el ramal principal, desde Santa Rosa hasta Winifreda, Eduardo Castex, Metileo, Monte Nievas y General Pico.
El segundo irá hasta Quetrequén y Rancul pasando por Lonquimay, Catriló, Miguel Cané, Quemú Quemú, Dorila, Speluzzi, Vertiz, Ojeda, Realicó y Adolfo Van Praet. El último tramo está escorado al oeste, desde Eduardo Castex hasta Conhelo, Rucanelo, Luan Toro, Loventué, Victorica, Telén y Carro Quemado. Constructora OAS tiene emprendimientos en otros puntos de Latinoamérica además de Argentina, como Costa Rica y Perú.

Lavado de dinero.
Los directivos de OAS están sospechados de ofrecer sobornos equivalentes al 3% de cada contrato que eran pagados a directivos de Petrobrás. Petrobrás está en el centro de las investigaciones de la operación y, según las autoridades, el esquema de corrupción movilizó en términos de lavado de dinero y de sobrefacturación unos 10.000 millones de reales (unos 3.850 millones de dólares). Entre los detenidos figuran además ejecutivos de las constructoras Odebrecht, Mendes Junior, Iesa, Camargo Correa, Queiroz Galvao y UTC. La Justicia del estado de Paraná, responsable del proceso, ordenó el bloqueo de aproximadamente 720 millones de reales (unos 277,2 millones de dólares) en bienes de propiedad de 36 de los investigados.
El escándalo de corrupción de Petrobrás fue uno de los temas más debatidos en la campaña electoral para los comicios del mes pasado, en los cuales fue reelegida la presidenta Dilma Rousseff, quien llegó a ser acusada por una revista de conocer el esquema de corrupción junto con su antecesor y mentor político, Luiz Inácio Lula da Silva.

Detenidos.
En el marco de las investigaciones sobre lavado de dinero, la Policía Federal detuvo hace unos meses al ex director de Abastecimiento de Petrobrás Paulo Roberto Costa, quien aceptó colaborar con la justicia a cambio de una reducción de pena. Costa, quien durante años fue uno de los principales ejecutivos de la empresa, denunció un aumento ilegal del precio de varias obras y operaciones de compra de refinerías, además de cobros adicionales en contratos con terceras empresas, con el objetivo de alimentar una red de sobornos a políticos y partidos. En su declaración, delató a supuestos beneficiarios de la red de corrupción a cambio de una reducción de condena y reveló tener conocimiento de irregularidades practicadas en la Dirección de Servicios de Petrobrás en la época en la que Renato Duque tenía el control.