Mimí, 38 años adentro de un hospital de Pergamino

UNA PAMPEANA, INTERNADA EN UN NEUROPSIQUIATRICO EN RUINAS

Noemí, una pampeana de 73 años, se convirtió ayer en noticia y no por un buen motivo: está internada hace 38 años en un neuropsiquiátrico bonaerense que está en deplorables condiciones y no recibe visitas. Sus familiares parecen haberla olvidado.
Todos la conocen por Mimí, pero se llama Noemí. Se encuentra encerrada en la Sala de Salud Mental del Hospital San José desde 1978, cuando tenía 35 años. Es la paciente más antigua del lugar y ha vivido más tiempo adentro que afuera. “Tanto, que se olvidó del afuera y los de afuera de ella”, dice al artículo del diario Primera Plana de Pergamino. Cuando Primera Plana comenzó a reconstruir la historia de la paciente, los vecinos del barrio decían un “Mimí se murió” y arrancaban las anécdotas.
La historia cuenta que bajó de un colectivo lleno de pacientes psiquiátricos provenientes de Melchor Romero, con los cuales dieron lugar a la inauguración de la Sala de Salud Mental porque no había pacientes para semejante emprendimiento.
Jurídicamente hablando, Mimí padece demencia: pérdida o debilitamiento de las facultades mentales, generalmente grave y progresivo, que se caracteriza por alteraciones de la memoria y la razón y trastornos en la conducta. Poco se sabe de ella, de su vida pasada.

Indocumentada.
Es oriunda de Santa Rosa, La Pampa y estuvo sin DNI hasta febrero de este año. Recién ahora tiene identidad y fecha de cumpleaños certificado. Esto parece solo un detalle, pero no lo es. Tómese como simbología del abandono, de la despersonalización que sufrió durante más de tres décadas y el olvido de tantas autoridades que pasaron por su historia clínica. Una historia clínica que, a pesar de los años, no es tan grande, Mimí nunca recibió estímulo por psicología.
Por la gestión del DNI, hoy Noemí tiene PAMI y una de las posibilidades que se está evaluando es trasladarla a un geriátrico para que goce de mejores condiciones de estadía. Las enfermeras y profesionales que la tratan la quieren y mucho.
“Yo me la llevaría a mi casa, pero ella y Mario no les importan a nadie y encima hacen todo para que no reciban ni amor. A mí me dicen, ‘llévatela, pero si se te muere vas presa vos’, imagínate”, cuando quienes la frecuentan.
En los pocos lapsos de lucidez que tiene, les habla a las enfermeras de la época en que vivía con su mamá y de un trágico episodio que le tocó vivir: un auto atropelló y mató a su hermano menor frente a ella.

Llegada desde Melchor Romero
La sala de Salud Mental del Hospital Interzonal General de Agudos San José ha sido materia de artículos periodísticos en más de una ocasión por su estado deplorable y múltiples irregularidades. Inaugurada en diciembre de 1980 fue habilitada con 60 camas, demasiada capacidad para una ciudad como Pergamino. Para justificar el hecho de haber sido designada como la cabecera de la región sanitaria llegaron dos micros desde Melchor Romero con 60 pacientes, entre ellos Mimí.

Compartir