Misterio y silencio sobre el joven atropellado

Cuatro días después del choque que sufrió y que lo dejó internado con graves heridas en un hospital de Bahía Blanca, el caso de Juan Cruz Lo Surdo no aportó ninguna novedad policial respecto a cómo avanza la causa al tiempo que nadie de la comisaría de la localidad bonaerense de Rivera, que intervino en el hecho, se comunicó con la familia del joven.
El misterio y el sugestivo silencio de las autoridades no hace más que aportar confusión a un caso que parece no avanzar con novedades. Ayer, desde este diario se entabló nuevamente una comunicación con la dependencia policial de Rivera.
Allí atendió una agente. Amablemente dijo que no podía brindar ninguna información y que el jefe, de apellido Ortega, estaba “en un campo”. Insistió en que estaba al tanto de lo sucedido en la ruta 60, el pasado lunes, pero que no podía brindar información. También pidió el número de teléfono de la redacción para que el jefe, una vez regresado, “se comunique de inmediato”.
Hasta anoche, el llamado no había sido devuelto. Consultado el jefe de la policía pampeana, Ricardo Baudaux, dijo que habló con la policía bonaerense para ponerse “a total disposición”, aunque admitió que no se le brindaron detalles del hecho.
“Justamente hoy (por ayer) nos comunicamos con la dependencia policial de Rivera para ponernos a total disposición y ayudar en lo que sea. Nosotros estamos al tanto del caso de este joven y queremos colaborar, pero a nosotros tampoco nos dieron ningún dato”, indicó Baudaux a LA ARENA.

Camionero.
Lo Surdo, de 20 años, sigue internado en el Hospital Penna de Bahía Blanca, luego de que fuera atropellado cuando hacía autostop en la ruta 60, entre las localidades bonaerenses de Rivera y Carhué, partido de Aldolfo Alsina.
La policía lo encontró el lunes a las 23, a 15 kilómetros de Rivera, tirado sobre la banquina. La persona que lo impactó violentamente se dio a la fuga y aún no fue identificada. Tampoco hay testigos oculares del hecho y la Policía de Rivera -que inició las actuaciones- nunca se comunicó con la familia del joven.
La pista más firme que tienen los familiares es el llamado de un camionero que cerca de las 22 del lunes llamó a la policía para decir que en la ruta 60, cerca de Tres Lagunas, vio a un muchacho tirado en la banquina. El testimonio de ese conductor podría resultar clave, aunque hasta ahora todo es misterio y silencio.