“Monito” Rodríguez condenado a 13 años por un crimen

Sergio Daniel "Monito" Rodríguez fue condenado a 13 años de prisión por el crimen de Eulogio "Bebo" Rodríguez, ocurrido el 23 de octubre del año pasado en el barrio Peñi Ruca. Los jueces de audiencia Carlos Mattei, Mauricio Piombi y Néstor Ralli lo hallaron penalmente responsable del delito de homicidio simple. Durante los alegatos, la fiscalía había solicitado una pena de 15 años, la querella de 17 y la defensa su absolución.
Durante el juicio oral y público quedó probado que aquel día, bien entrada la noche, "Monito" (26 años) le dio una puñalada debajo de la axila izquierda a "Bebo" (36), en el playón de la comisión vecinal ubicado en Víctor Lordi y Pasaje 17 de Octubre, pero no se conoció el motivo de esa decisión. La víctima fue atendida en un primer momento en el hospital Evita y luego en el Molas, donde falleció tras seis días de agonía.
Los jueces fundaron su sentencia fundamentalmente en los testimonios de la pareja de la víctima, Alejandra Verónica Cáceres, su cuñado Carlos Rojas y el médico Hugo Daniel Argüello. Los tres escucharon a Eulogio Rodríguez decir que "el Monito me pegó una puñalada". Además los vecinos que declararon como testigos coincidieron en que al único que llamaban "Monito" en el barrio era a Sergio Rodríguez.
El tribunal sostuvo que hubo congruencia entre el relato de la víctima, los dichos de testigos que ubicaron a ambos en el playón y la identificación que brindaron del homicida a partir del sobrenombre. El homicidio simple está penado con entre 8 y 25 años de prisión.
Quien más detalles aportó de lo ocurrido fue Cáceres. La mujer, que tuvo tres de sus cuatro hijos con "Bebo", recordó que después de la cena, ella se fue a fumar al baño y él a la vereda y que por el ventiluz escuchó a alguien gritar "puto, cagón" (sic). Indicó que esas palabras no le llamaron la atención porque en el barrio "es normal que se peleen y discutan".
Al rato, su marido ingresó a la casa y fue directo al baño. "Me pidió que le alcanzara una remera. Yo pensé que iba a bañarse -agregó la testigo-. Ahí lo vi blanco, apoyado en el vanitory y con una mano agarrándose (la herida). ¿Qué pasó?, le pregunté. El Monito me pegó una puñalada, me respondió. Y me pidió que mis hermanos lo llevaran al hospital".
Durante todo este tiempo, familiares y amigos del muerto, realizaron varias marchas callejeras en reclamo de justicia.