Moro no habló sobre su dudoso título de magister

El titular de la Secretaría de Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico, el pampeano Roberto Moro, optó por llamarse a silencio luego de trascender las dudas en torno al título de posgrado que obtuvo en la Universidad del Salvador. La casa de estudios privada tampoco hizo manifestaciones sobre el tema. Un funcionario de larga trayectoria en la Sedronar, también docente en la USAL, habría sido quien aceitó los mecanismos para que Moro pudiera cursar el posgrado sin tener título de grado.
Un día después que una investigación particular revelara una presunta irregularidad en su título de magister, Roberto Moro prefirió apagar sus celulares y evitar cualquier contacto con la prensa. Tanto la línea móvil que usaba cuando trabajaba para el gobierno pampeano como el número que tiene en su condición de titular de la Sedronar, fueron vías muertas a la hora de tratar de contactarlo. El número local estuvo apagado durante toda la jornada, mientras que la línea nacional sonó y sonó sin que nadie la atendiera.
La Universidad del Salvador también tomó la vía del silencio, por lo menos durante la jornada de ayer. No hubo ninguna manifestación sobre el tema pese a su participación directa en esta situación. En las áreas de prensa derivaron cualquier consulta para el día de hoy.
No hubo ningún atisbo de parte de la casa de estudio de formular de motu propio una aclaración sobre el caso.

Canay.
En la jornada de ayer, y luego que la publicación de LA ARENA repercutiera con fuerza en los círculos políticos y sociales locales, se conocieron nuevos detalles sobre la particular forma de gestionar que tuvo Moro mientras fue subsecretario de Prevención y Abordaje de las Adicciones durante los dos mandatos del ex gobernador Oscar Mario Jorge.
Desde ese entorno confirmaron que Moro no tuvo ni tiene un título de grado que lo acredite para cursar y aprobar un título de posgrado como la Maestría en Prevención y Asistencia de las Drogadependencias que hizo en la Universidad del Salvador.
El actual subsecretario de Prevención, Capacitación y Asistencia de las Adicciones de la Sedronar, Roberto Canay, fue mencionado como la persona que hizo las gestiones ante la USAL para que aceptaran su inscripción al posgrado pese a no contar con el título de grado.
“Moro mandó una nota hablando de su experiencia en la prevención de drogadicción, dijo que era una persona idónea para cursar esa carrera y sacó a relucir que era funcionario provincial”, contó un trabajador de Casa de Gobierno que estuvo en Adicciones en la misma época que Moro. “El que avaló su presentación fue Canay, que ya estaba en la Sedronar y que también es docente de la Universidad del Salvador”.
Canay, también director del Observatorio de Políticas Sociales en Adicciones de la Ciudad de Buenos Aires, tuvo presencia mediática años atrás por sus controversias con el entonces jefe de Gabinete de Ministros del Gobierno nacional, Aníbal Fernández, por el aumento en el consumo de drogas ilegales.
Con esta persona, la Universidad habría flexibilizado sus exigencias y autorizado al funcionario pampeano a cursar la carrera. El dato que debería aclarar la USAL es si ese privilegio fue acordado con la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau), organismo que regula todo lo que tiene que ver con títulos de grado y de posgrado, o lo decidió la casa de estudios por si misma.

Investigación privada.
La investigación sobre esta irregularidad fue llevada adelante por Claudio Izaguirre, titular de la Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA). Fue él quien puso en evidencia que Moro exhibe un título de posgrado sin contar, que se sepa, con un título de grado, algo que sorprende a cualquiera que conoce los estrictos requisitos que exige la Coneau y la Secretaría de Políticas Universitarias para ingresar a carreras de posgrado.
La investigación de Izaguirre se basó en testimonios de personas que trabajaron con Moro en la Subsecretaría provincial de Prevención de Adicciones y Salud Mental, y en una entrevista con Esteban Wood, un especialista que trabajó durante muchos años en la Sedronar y terminó por renunciar a esa repartición descontento con los manejos que impuso el pampeano desde que el presidente Mauricio Macri -por consejo del ex obispo pampeano Mario Poli- lo puso al frente de la Sedronar.

Compartir