Moro no se quedó en el país pese a la tragedia

MUERTOS DE TIME WARP

Si bien el titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), Roberto Moro, sostuvo en un principio, en una entrevista a la Radio de la Ciudad (AM 1110), que se enteró de la tragedia de “Time Warp” “cuando estaba llegando a Estados Unidos”, en diálogo con el sitio digital Big Bang News admitió que lo supo antes de subirse al avión pero que igual viajó.
A poco más de un mes de la muerte de cinco adolescentes en una fiesta electrónica en Costa Salguero, el funcionario pampeano quien -según la página web del organismo nacional- es el máximo responsable de la “prevención y asistencia en el uso indebido de drogas” decidió volar un día después de la tragedia a la ciudad de Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU.
Un periodista de Bing Bang News escribió que desde los Estados Unidos, el propio secretario Moro dudó el miércoles 20 de abril al momento de explicar cuándo se enteró de lo sucedido en la Time Warp de Costa Salguero. “Y… yo estaba justo llegando aquí para la reunión en la OEA. Yo tengo padres, perdón, yo tengo hijos de la misma edad. Es un dolor terrible”. Ni estaba en viaje, ni era la OEA: los nervios lo traicionaron.

Fuente interna.
Por ende, Moro habría mentido sobre su viaje oficial. Es que una fuente interna de la Sedronar le confió a Big Bang que el funcionario se habría subido al avión el domingo 17 de abril a la noche ya sabiendo que el día anterior cinco jóvenes habían muerto en Costa Salguero.
“En vez de encabezar un comité de crisis se fue a los Estados Unidos”, consideró la fuente. Y concluyó: “Lo peor que hizo fue mentir porque no era indispensable su participación en la Asamblea General de la ONU”.
El país ya estaba representado por la canciller Susana Malcorra y por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
Sin embargo, Moro ahora reconoció en diálogo con Big Bang que tomó la decisión de sumarse a la delegación aún sabiendo de su costo político: “Viajé con el dolor de la noticia, pero sabiendo que mi presencia allí no hubiera cambiado nada”. Quizás. Pero por esas horas la conmoción era generalizada y no sólo eso: había aún otros cinco chicos luchando por sus vidas.