Muerte del cazador: ¿emboscada alentada por el propio ministro?

¿OBEDIENCIA DEBIDA?: "EL PRIMER TIRO AL AIRE, EL SEGUNDO A LA CABINA", HABIA ORDENADO TIERNO

Horas después de ocurrido el hecho, uno de los ocupantes de la camioneta que fue impactada por las balas policiales dijo que los efectivos tras herir al cazador piquense se escaparon del lugar. Pidió justicia para la familia y respondió a declaraciones del ministro Tierno.
El vecino Mario Arroyo, quien viajaba junto al cazador piquense Santiago Garialdi que falleció el domingo a la noche tras recibir un disparo en la cabeza en cercanías a la localidad de Lonquimay, manifestó que los policías que dispararon contra la camioneta en la que se movilizaban estaban ocultos entre las plantas y ni siquiera dieron la voz de alto. El cazador también dijo que los efectivos, luego que Garialdi recibió el disparo que le causara la muerte, se fugaron del lugar y no los asistieron.
“Estoy destruido, destruyeron a una familia, dos familias destruyeron, porque me destruyeron a mí también, porque que te maten a un compañero de trabajo y amigo no es lindo. Y mucho menos sin razón, estábamos cazando en una calle vecinal y estaban escondidos en unas plantas, nos acribillaron a la pasada sin poner una baliza, ni una voz de alto”, dijo ayer el cazador en diálogo con Radio 5 de esta ciudad.
“Encima cuando paramos y los llamamos, se dispararon, nos abandonaron. Fuimos hasta el hospital de Lonquimay, que estaba a 10 ó 15 kilómetros, estuvimos dos horas y no llegaba la policía, nadie, una locura”, agregó.

Disparos y heridos.
Arroyo a horas de ocurrido el hecho manifestó que al momento de ser atacados por la policía, él viajaba junto al cazador piquense que fue asesinado, y que se salvó de milagro de ser alcanzado por un proyectil policial. También señaló que en ningún momento dispararon contra los efectivos, de los que volvió a referir que estaban ocultos.
“No para nada, si nosotros no los habíamos visto, estaban a lo oscuro y encontraron nueve vainas de nueve milímetros. Nos habían tirado miguelitos, que nos pincharon una rueda y fuimos en llanta hasta Lonquimay”, sostuvo.
El cazador indicó que hace diez años que se dedica a la caza, y que “jamás” recibió un disparo de arma de fuego. “Hace 10 años que cazo, y jamás me tiraron un tiro con una pistola. Sin razón, por una maldita infracción destruyen una familia, dejan sin padre a cuatro chicos. Yo tengo otro trabajo pero él es lo único que tenía ahora”, dijo.
Arroyo también confirmó que el otro herido en este hecho, Enrique Andrés Casabonne, quien recibió un disparo de arma de fuego en la nalga, es el mismo que conducía la camioneta el día que fue asesinado el cazador piquense Matías Ramos, el 6 de julio de 2009 en la zona rural de Eduardo Castex.

Investigación judicial.
Arroyo, tras escuchar vía radial antiguas declaraciones del ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, sobre el modo en el que debería proceder la policía ante la persecución de cazadores, dijo que “vale menos la vida de una persona que una infracción que pueden hacer ellos”.
“Le pregunto a Tierno si él no tiene hijos, no tiene parientes, si no tiene familia, si vale más la vida de una liebre que la de una persona, que estamos trabajando y trabajan 200 personas en un frigorífico, si vale menos la vida de una persona que una infracción que pueden hacer ellos. Es más grave pasar un semáforo en rojo que andar cazando liebres”.
Además refirió que en la presente investigación judicial, “se están haciendo mejor las cosas” en comparación con el caso de la muerte de Ramos, y pidió que se hiciera justicia por la familia de Garialdi.
“Que haya justicia para la familia, para los hijos. Hoy en día la Justicia siempre está a favor de la policía, pero ahora aparentemente se están haciendo mejor las cosas que antes, que con Matías, por lo menos no adulteraron el lugar del hecho ni la camioneta de ellos”, finalizó.

Organizaciones piden la renuncia de Tierno.
Una decena de organizaciones sociales, políticas, gremiales y estudiantiles, del campo popular de esta ciudad, en referencia a la reciente muerte del cazador piquense, dieron a conocer un duro documento en el cual exigieron la renuncia del ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, y también cargaron contra la Justicia pampeana al acusarla de estar “cuidando la impunidad de los que mandan”.
“La realidad es que a poco de asumir, decidió tirotear en la provincia de Buenos Aires a un pueblo que no quería ser inundado, arruinándole la pierna al joven Díaz. Si no fuera por el escrache de las organizaciones sociales, el “Consejo de Seguridad” de Pico no se hubiera enterado de lo sucedido. El elemental pedido de repudio ante esta represión, por supuesto, ya fue archivado por el PJ”, indicaron en uno de los párrafos.
También recordaron que hace un mes, el Consejo de Seguridad de esta ciudad rechazó una “agenda” de debate sobre la seguridad de los niños, y resaltaron que desde la asunción de Tierno “se multiplican las intervenciones policiales arbitrarias contra una juventud que circula por las calles, hace deportes o festeja cumpleaños de quince”.
El comunicado lleva la firma de la CTA, de Patria Grande, del Movimiento de Trabajadores Excluidos, de la Corriente Universitaria La Mella, de la Asamblea por los derechos de los niños, niñas y Adolescentes, de “La Cámpora”, la Organización Feminista Guapabanda, la Cooperativa Cultural La Comunitaria, el Sindicato de Trabajadores de la Educación Pampeana (Sitep), la ex detenida Raquel Barabaschi y Pablo Cuello.

“A la cabina”.
En otro de los párrafos, los firmantes expresan: “Siguiendo las recomendaciones de Tierno, la policía de Lonquimay disparó “el segundo tiro a la cabina”. Santiago Garialdi salió a ganarse el mango cazando liebres y la policía de La Pampa lo devuelve en un cajón a su familia. Gobernador Carlos Verna, ¿le alcanza la vida del cazador Garialdi para que Juan Carlos Tierno deje de ser el ministro de Inseguridad de los pampeanos, o necesita algunas muertes más?”, subrayaron.
Por último indicaron que de ser así, “vamos a necesitar habeas corpus masivos para proteger a todo el pueblo pampeano de sus fuerzas de seguridad, aunque la Justicia, a esta altura, ya tiene experiencia en rechazarlos, cuidando así la impunidad de los que mandan”.

“Homicidio calificado”.
El fiscal Guillermo Sancho fue uno de los tres funcionarios judiciales que se acercaron a Lonquimay cuando se supo que Garialdi había muerto. Ayer por la mañana Sancho fue entrevistado por Radio Noticias y dio detalles sobre las primeras pericias que se realizaron en el lugar donde dos policías balearon la camioneta de los cazadores piquenses.
“Por el momento podemos decir que la camioneta de los cazadores circulaba por caminos aledaños entre Lonquimay y La Gloria, de norte a sur, y al pasar por una bocacalle reciben los disparos. En principio parece que los disparos partieron desde una camioneta de la policía que estaba estacionada allí. Los dos policías estaban abajo”, dijo Sancho.
“Todo hace suponer que la bala que mató a Garialdi fue de los policías. La camioneta de los cazadores tiene tres impactos de bala: uno en la puerta (disparo que hiere al conductor) otro en el guardabarro del lado izquierdo y otro en la caja. Todo indica que la pick up iba circulando, de ahí la dirección de los disparos”, agregó.
Por otra parte el fiscal señaló que “dos personas iban en la torreta y que otros dos iba en la cabina” de la pick up. Asimismo dijo que en el lugar del hecho “se secuestraron vainas servidas de 9 milímetros propias de un arma reglamentaria” que estaban tiradas “adonde los cazadores señalaron que venían los disparos”.

Detenidos.
Mientras la investigación del caso avanza, la camioneta policial y la F100 de los cazadores fueron secuestradas mientras que los dos efectivos de Lonquimay permanecen detenidos, incomunicados, alojados en la Seccional Primera.
-¿Tiene alguna teoría sobre lo que puede haber motivado esta actitud de los policías?
-No puedo aventurar nada, solo estamos comentando las pruebas que pudimos recabar. En el lugar estuvo Criminalística y sabemos que la camioneta de la patrulla no tiene impacto de bala. Hay una marca en uno de los parantes, una abolladura, pero hay que determinar si es de un golpe o el impacto de una bala.
-¿Cómo fue caratulado el caso?
-La carátula es “homicidio calificado por la condición de personal policial” pero no quita que pueda cambiar.

Diputados contra el ministro.
El homicidio de Santiago Galiardi provocó el repudio de organizaciones sociales y de Derechos Humanos contra las políticas del Ministerio de Seguridad. También algunos legisladores de la oposición emitieron comunicados donde sentaron sus posiciones.
El diputado por Nuevo Encuentro, Eduardo Tindiglia, declaró: “recibimos la peor noticia, la policía de Tierno se cobró una vida. Desde que comenzamos con la labor legislativa estamos alertando que la acción policial y el Ministro de Seguridad violentan las normativas legales y el oficialismo no acusa recibo”.
“Primero fueron los sucesos del Meridiano V en que la policía, con la presencia de Verna y Tierno, dejó a un joven casi mutilado, ahora la muerte del cazador Garialdi es la máxima expresión de la violencia que ejerce la fuerza de seguridad en La Pampa. (…) La política instaurada por el gobierno de Carlos Verna es la de la mano dura, y quien la ejecuta con total impunidad es el ministro Juan Carlos Tierno. Un hombre indiferente a la ley y a la Justicia” dijo el diputado provincial.

Solana.
Por su parte, el diputado Luis Solana (Frepam) expresó que “la muerte del cazador en Lonquimay llevó a su punto cúlmine la política de seguridad implementada por el ministro Tierno y que tiene como base el abuso de poder. Este es el primer muerto que deja esta política de seguridad desarrollada desde que asumió Carlos Verna y que ahora con esta tragedia deja en evidencia las nefastas consecuencias que ya habíamos advertido que iban a ocurrir”.
“El gobierno provincial tiene que esclarecer de manera urgente lo ocurrido y desactivar los procedimientos que habilitan a que agentes de la policía pampeana disparen a mansalva en un operativo. Este caso de gatillo fácil no fue solo un exceso o un hecho aislado, es parte de una política. Sostener a Tierno en el ministerio es aprobar cada una de sus acciones”, indicó el legislador.

“Víctima de gatillo fácil”.
Distintas agrupaciones políticas salieron a repudiar el accionar de la policía en la muerte del cazador, en Lonquimay. “La política de ‘seguridad’ de Juan Carlos Tierno, lamentablemente, ya tiene su primera víctima de gatillo fácil. Con una orden directa del ministerio a cargo del condenado Tierno, hoy, La Pampa llora la muerte de un hombre en manos de la Policía. Las palabras del ministro un año atrás, anoche fueron puestas en práctica, ‘el primer tiro al aire, el segundo a la cabina y el tercero a la cabeza’ fue la frase que utilizó para solucionar, según su política, Tierno, mostrando cuánto es el desprecio que esta persona tiene con el pueblo”, aseguraron la CCC La Pampa, el Movimiento Pueblos y Naciones Originarios en Lucha, la CTA Autónoma La Pampa y el PTP en el Frente Popular.
“Es difícil e imposible separar al gobernador Verna de la responsabilidad de éste y otros hechos en los cuales el brazo represivo del Estado respondiendo a las órdenes de Tierno han producido graves situaciones”, indicaron.

A confesión de parte…
Una curiosa entrevista radial que le hicieron el año pasado a Juan Carlos Tierno circuló ayer por las redes sociales. Con absoluta firmeza, el actual ministro de Seguridad anuncia cuáles serían sus planes para combatir a los cazadores furtivos. “Ustedes van a hacer esto, les dije a los policías de rural (sic). La advertencia, primer tiro al aire. El segundo, directamente a la cabina del vehículo en fuga. Usted dirá ‘uh esto atenta contra los derechos humanos’…”, dijo Tierno a LU 100.

Compartir