Muestras de solidaridad tras el despido

No fueron pocas las muestras de solidaridad que llegaron ayer a esta redacción tras conocerse el despido de Javier Urban. Organizaciones sociales y sindicales se manifestaron contra la gerencia de RN que decidió apartarlo del micrófono tras 7 años de aire ininterrumpido. También algunos se manifestaron contra el plan -hoy revertido- de sacar los contenidos locales de la histórica LRA 3, Radio Nacional Santa Rosa.
“El plan de vaciamiento que el gobierno de Mauricio Macri tiene pensado llevar adelante, no tiene escrúpulos. El que tanto criticó las cadenas nacionales, quiere que cada una de las 23 provincias que conforman Argentina le ceda una de sus frecuencias para retransmitir las 24 horas LRA 1, o sea, el discurso oficial. Quieren una cadena amarilla constante y sonante en todo el país para no dar lugar al disenso, para que las y los que piensan distinto piensen a solas, y para que vos no te enteres de nada, excepto lo que la alianza Cambiemos autorice”, señaló en un comunicado el Nuevo Encuentro.
“El periodista local Javier Urban fue notificado que la emisora va a prescindir de sus servicios. Javier Urban es periodista y militante peronista. Lo era antes del kirchnerismo, lo sigue siendo ahora. La alianza Cambiemos no le perdona sus palabras sinceras, no le perdona que aún diga verdades frente al micrófono y lo corrió, lo echó, de la peor manera”, agregaron.

Docentes.
La Unión de Trabajadores de la Educación de La Pampa también repudió el cese de transmisión de la AM de Radio Nacional Santa Rosa. Utelpa alegó que “clausura voces plurales en un contexto en el que cada vez es más difícil ver reflejadas en los medios masivos de comunicación nacionales opiniones que no sean las oficialistas” y que “trae además consigo el despido injustificado e ilegal del periodista Javier Urban, y pone en serio riesgo otras fuentes laborales en un contexto de crecientes dificultades económicas”.
Por último, el Frente Ciudadano Pampeano también expresó su solidaridad con Urban y su familia por “el despido arbitrario del que ha sido objeto” por parte de autoridades de Radio Nacional Santa Rosa. “El despido de Urban constituye un ataque a la libertad de pensamiento y de expresión, que se alinea con las ‘purgas’ a periodistas que opinan en forma diferente al pensamiento hegemónico del gobierno nacional y los grandes medios de comunicación y que se intenta imponer a través, también, de Radio Nacional, que es la Radio del Pueblo”.

Compartir