Murió un motociclista atropellado en marzo

SUMAN 14 DESDE QUE EMPEZO EL AÑO

Ricardo Padín fue atropellado por un conductor que estaba alcoholizado en Spinetto y Neuquén. Al momento del siniestro no llevaba casco. Ya suman 14 los motociclistas muertos en hechos viales en La Pampa en lo que va del año.
Tras no poder recuperarse de las graves heridas sufridas en un siniestro vial, el jueves pasado a las 19 falleció en el Hospital Lucio Molas, Ricardo Alberto Padín, un joven de 28 años que estaba internado hace tres meses y que había pasado por distintas áreas del nosocomio capitalino. Según los datos del Departamento de Operaciones Policiales en lo que va del año ya fallecieron en siniestros 14 motociclistas en hechos viales, de los cuales la mayoría no llevaba casco.
El siniestro que mandó al hospital a Padín ocurrió el viernes 7 de marzo a las 5 de la madrugada en la intersección de la avenida Spinetto y Neuquén, en Villa del Busto. El joven de 28 años iba a bordo de una motocicleta Cerro 150 con una acompañante de 16 años cuando fue embestido por un Peugeot 306 que era una fractura de cráneo y golpes por todo el cuerpo, en tanto que su acompañante tuvo una fractura de fémur y estuvo internada varios días.
El conductor del automóvil, que fue identificado como Máximo Daniel Gónzalez Ozán (35), fue demorado luego del siniestro, pero horas después, la fiscala María Cecilia Martiní lo notificó en libertad. Fuentes judiciales informaron que “pese a que quedó en libertad”, la Justicia “le retuvo a González Ozán el carné de conducir y le secuestraron el auto”. Ahora que Padín está muerto, seguramente la carátula del caso será otra y Ozán deberá responder ante la Justicia por su conducta imprudente.

Alcotest.
El conductor del Peugeot 306 estaba alcoholizado. Así quedó demostrado en el alcotest que le practicaron a González Ozán minutos después del siniestro. El resultado: 1,16 gramos de alcohol por litro de sangre, muy por encima de lo que establece la legislación vigente.
“Al hombre se le practicó el control de alcoholemia que dio 1,16 gramos de alcohol en sangre cuando lo permitido para autos es 0,50”, comentaron fuentes policiales. Un detalle no menor es que ninguno de los que iban a bordo de la moto llevaba puesto el casco de seguridad.