Nación cerró la oficina de DD.HH. en La Pampa

¿CASUALIDAD?

El fallo de la Corte Suprema que benefició con el “2×1” a un represor condenado, es solo una muestra del clima de época que se vive en la Argentina. Las políticas de Derechos Humanos y el proceso de Memoria, Verdad y Justicia que se abrió en 2003 parece cerrarse muy de a poco y semana tras semana, los organismos históricos salen a denunciar atropellos y falta de respuestas. En el Presupuesto 2017, el gobierno de Mauricio Macri quitó un 15% de los fondos que estaban destinados a la Secretaría de Derechos Humanos que encabeza Sergio Avruj, lo que significó $110 millones menos para la cartera. Esa quita tuvo sus efectos en nuestra provincia: el martes pasado, la delegación que hace varios años funcionaba en nuestra provincia y que estaba a cargo de Mario Canoba, cerró.

Esperaba un contrato.
Asumido el gobierno de Mauricio Macri, llamó la atención la participación de Canoba, ferviente kirchnerista, en algunas reuniones públicas con referentes del PRO. Era diciembre de 2015 y Javier “Colo” Mac Allister encabezaba reuniones para repartir los cargos en organismos nacionales que tienen sede en la provincia.
A un año y medio de gestión de Cambiemos era curioso que Canoba haya sobrevivido a la “razia” desatada contra trabajadores kirchneristas como ocurrió en el Renar, Radio Nacional y la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Víctimas de la Trata de Personas. Finalmente ayer, “se terminó lo que se daba”.
“Desde abril hasta diciembre de 2016 estuve trabajando sin tener un contrato. Cuando asumió este gobierno me desafectaron, pero después me dijeron que había un error. Ahí me prometieron que me iban a hacer un contrato, pero me cansé de esperarlo”, dijo ayer Canoba, que estuvo cuatro años a cargo de la delegación pero que no contó en ese tiempo con personal a su cargo.

Un desocupado más.
“Ya no tenía sentido continuar en ese lugar. En los últimos días terminamos de arreglar lo económico y el martes entregué las llaves de la oficina. Es una pena porque se había hecho un trabajo muy bueno en los últimos años, sobre todo en las cárceles. Entiendo que de esta forma se está atacando a los Derechos Humanos y se estaba gestando un clima que hoy vemos claramente en el beneficio del 2×1 que les dieron a los genocidas. Esas cosas también hicieron que no quiera seguir”, agregó. “Ahora soy un desocupado más. Antes trabajaba en la municipalidad pero Larrañaga me dejó afuera”, cerró Canoba.
La delegación pampeana de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación funcionaba en Pellegrini 182, sitio donde aún permanecen las delegaciones del Registro Nacional de Armas (Renar) y del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo.