Naftas: habrá un nuevo aumento

DESDE AYER SUBIERON 7,2% Y ANTES DE FIN DE AÑO ESCALARAN OTRA VEZ

El secretario de la Cámara de Empresarios de los Combustibles, Raúl Castellanos, vaticinó que para cerrar el año, “habrá un nuevo incremento en el último trimestre”. El aumento del 6 y 7,2% en el precio de los combustibles rige desde ayer.
El nuevo aumento en el precio de los combustibles ya se encuentra vigente desde la jornada de ayer y en Santa Rosa se vieron largas colas durante las últimas horas del sábado para poder obtener el combustible antes de que se oficialice el aumento.
Los precios aumentaron un 6 por ciento para el gasoil y un 7,2 por ciento en el caso de las nafta. Y según afirmó el secretario de la Cámara de Empresarios de los Combustibles, Raúl Castellanos, para cerrar el año, habrá un nuevo incremento en el último trimestre. Cabe recordar que desde finales del año 2015 La Pampa, por ser provincia Patagónica, goza de la ley de extensión del impuesto a los combustibles.
A primeras horas del domingo las estaciones de servicio locales comenzaron a colocar los nuevos precios en los letreros de ingreso a los surtidores. En el caso de la petrolera semipública YPF, el precio de la nafta Súper cuesta 16,77 pesos, mientras que la Infinia tiene un valor de 18,26 pesos. Infinia Diesel, gasoil de esta marca, se vende a 19,39 pesos por litro. Otra de las petroleras elegidas en la capital pampeana, Shell Combustibles, también mostró los nuevos precios. En los casos de las naftas, dicha empresa tiene dos tipos, se pudo observar que la Súper cuesta 17,41 pesos mientras que la Shell V-Power (Nitro + Infinia) tiene un precio de 18,80 pesos por litro. En cuanto al gasoil, la Fórmula Diésel de esta empresa cuesta 17,47 pesos y la V-Power (Nitro + Diésel) pasó a costar 20,45 pesos.

¿Nuevo aumento?
Según indicó ayer Castellanos, la “suerte de compensación” que el Gobierno le brindó a las empresas petroleras refiere a que “sus precios habían subido 31 por ciento en 2016 contra una inflación que superó el 40 por ciento”.
De esta manera, Castellanos vaticinó que, en el último trimestre del 2017 “habrá un nuevo incremento” y explicó que, si bien el precio del dólar en el país subió y el valor internacional del crudo bajó: “se hizo una suerte de compensación por el año pasado, cuando los precios habían ajustado 31 por ciento y la inflación fue de más del 40 por ciento”, explicó.
En los precios “influyen el precio del dólar, el valor crudo para refinar y también el valor de los biocombustibles con los que hoy se cortan las naftas y el gasoil”. El empresario además se refirió a la “difícil situación financiera” que sostienen los estacioneros: “cuando los precios de los combustibles suben por debajo de la inflación a los dueños de las estaciones de servicio se le generan graves problemas económicos porque les afecta la rentabilidad, que es lo que ocurrió el trimestre pasado”, dijo.
Castellanos agregó también que los combustibles tienen un valor de hasta 2 pesos más en el interior del país donde se comercializa el 91 por ciento del stock, principalmente en las provincias del “Norte Grande” como Corrientes, Chaco, Misiones, Formosa, Salta y Jujuy.

Sin “correlación”.
El Ministerio de Energía y Minería que conduce Juan José Aranguren autorizó la fuerte suba en el marco de la revisión de precios trimestral que realiza la cartera: el argumento es “la devaluación del peso que viene convalidando el Banco Central”. Los precios de los combustibles habían subido un 8 por ciento a principios de año, pero en abril tuvieron un descenso de 0,1 por ciento en naftas y 2,6 por ciento en gasoil. Según indicó un estudio del Centro de Estudios de Servicios Públicos y Privados (Cespup), la suba de precios que se viene dando este año en los combustibles “no tiene correlación” con la tendencia del valor del crudo que pagan las refinadoras que operan en el país.
“El valor del crudo pagado por las refinadoras locales cayó un -12 por ciento desde enero de 2016 hasta junio de 2017 y el precio del dólar escaló sólo un 4 por ciento, mientras que los precios de los combustibles escalaron ya 40 por ciento promedio en el mismo período”, dice el análisis.

En la canasta básica.
La Asociación Consumidores Libres advirtió ayer que la nueva suba en el precio de los combustibles “acentuará el proceso recesivo y la inflación” en el país, al argumentar que el incremento se trasladará “a la canasta básica de alimentos”. Los combustibles aumentaron ayer entre 6 por ciento y 7,2 por ciento, tras subir un 8% a principios de año y retroceder 0,1% en naftas y 2,6% en gasoil durante abril. En ese escenario, el representante legal de la entidad, Héctor Polino, cuestionó que “lamentablemente, el Gobierno nacional optó por trasladar el valor del peso frente al dólar, y la cotización del barril de crudo internacional al precio de las naftas y el gasoil para mantener el nivel de rentabilidad de las empresas petroleras”.
En ese sentido, alertó que “descuidó el impacto negativo que producirá en el nivel de vida de los trabajadores y jubilados del país”. “El nuevo aumento en las naftas y el gasoil acentuará el proceso recesivo y la inflación porque esos aumentos serán trasladados a los precios, especialmente de los artículos de la canasta básica de alimentos”, advirtió Polino.