“¿Negar bienestar porque lo desconozco?”

El grupo de profesionales llegados desde la ciudad de Concepción tiene como objetivo capacitar a la comunidad médica en el uso terapéutico que tiene la planta. Y cambiar el modelo tradicional de tratar al paciente.
Una sala completa de profesionales ávidos por escuchar y aprender fue el marco que tuvo ayer la primera capacitación “Introducción al cannabis medicinal”, una jornada dictada por expertos llegados desde Chile y que estuvo dirigida a médicos y médicas de la provincia que trabajan en distintas ramas de la salud.
La sala de conferencias de la clínica Faerac de Santa Rosa fue el lugar que se completó con los 35 cupos disponibles. Hubo médicos generalistas, psicólogos, pediatras, biólogos, neurólogos, enfermeras, kinesiólogos, farmacéuticos que escucharon y preguntaron sobre el uso terapéutico que tiene el aceite de la planta de marihuana.
La jornada fue organizada por Familias Cultivando Bienestar (Fa.Cu.Bi), la ONG que en La Pampa nuclea a grupos familiares que le dan un uso medicinal al cannabis. Vale destacar que en nuestra provincia ya son más de 300 las familias que utilizan el aceite para afrontar distintas patologías, en gran parte de los casos muy severas.
Las disertaciones estuvieron a cargo de profesionales de la salud de la Fundación Ciencias para la Cannabis, de la ciudad chilena de Concepción. Una de las charlas fue “Uso de cannabis en salud mental”, a cargo del psicólogo Edgardo Mendoza, quien habló en Radio Noticias sobre los distintos aspectos que involucran a la salud asociada a la utilización del aceite que se extrae de la planta de marihuana.
“En noviembre de 2015 la presidenta Michelle Bachelet toma la decisión de permitir el uso de extractos de cannabis en beneficio de algunas patologías. En general la recepción a esa media fue muy negativa, no fue acompañada con un diálogo con la salud pública, son medidas de gobierno que se tornan más convenientes por cuestiones políticas que por otra cosa, entonces lo que hacemos nosotros es tratar, desde las asociaciones civiles, hacer un acercamiento y comenzamos a capacitar a los médicos en el ámbito del uso de la cannabis sativa”, explicó Mendoza.

Modelo médico.
El profesional aseguró que el Colegio Médico de su país tuvo “una postura bastante negativa” a admitir el uso del aceite cannábico, sobre todo en su ámbito profesional, que es el de la salud mental.
“Es un tema de mucha discusión, el uso de drogas en el ámbito de la salud mental se dedica casi exclusivamente al uso de drogas farmacéuticas estandarizadas. Es cierto que hay un conflicto que se asocia al aumento de patologías de salud mental, pero se hace con estudios con información un poco moralista más que basado en la evidencia. Y hoy más 400 estudios científicos realizados avalan con evidencias el uso terapéutico de la cannabis”, señaló.
Mendoza ahondó que lo planteado por las asociaciones civiles que pugnan por el uso terapéutico de la cannabis “tiene que ver con un modelo, con cómo podemos reflexionar sobre nuestras prácticas clínicas”.
“El trabajo que realizamos y que nos motiva a venir desde tan lejos busca plantear esa reflexión en relación a la salud-enfermedad de las personas. Si un paciente viene a señalarme que se siente bien con el uso de la planta ¿por qué lo voy a negar ese bienestar desde mi paradigma? ¿porque lo desconozco? Entonces ahí viene este puente entre los profesionales y la organización civil, quitarse la desinformación y el desconocimiento de encima y abrir la puerta al estudio, a saber. Básicamente porque hablamos de salud, nada menos”.