Neuquén rechaza pedido de La Pampa

VENTA DE ASADO AL SUR DEL RIO COLORADO

La intención del gobierno pampeano de vender asado al sur de la región patagónica, modificando la barrera sanitaria ubicada sobre el río Colorado, encontró un fuerte rechazo en la zona. El ministro de Producción y Turismo neuquino, José Brillo, informó que “nuestros productores de feed lots y de áreas extensivas nos han solicitado que por lo menos por el término de dos años no se modifique el estatus sanitario para evitar riesgos”.
Sobre la posición de La Pampa, el funcionario dijo que “ellos tienen excedente de asado con hueso y lo han ofrecido al resto de la Patagonia; no queremos modificar el statu quo por dos años porque queremos consolidar nuestra región como intangible y exportadora, en calidad y precio hacia el mundo”. Y agregó que “ahora es que dentro de la región patagónica se eliminaron las subzonas, esto era la Patagonia Norte A y Sur B, por lo que tenemos libre tránsito en la región. Pero lo que está en discusión es el libre tránsito de asado con hueso por la barrera del Colorado”.
Además, Brillo comentó que “la Patagonia también incluye a La Pampa, por lo que estamos en contacto con las autoridades de esa provincia para resolver este tema. Pero por ahora tenemos una posición firme de no tránsito por dos años”. De esta forma, los neuquinos cerraron las puertas a una negociación institucional con el gobierno pampeano que podría recurrir a la Justicia como advirtió en varias oportunidades el gobernador Carlos Verna.

Rechazo.
La reacción del gobierno neuquino se produce después de que el Ministerio de la Producción pampeano publicó en los principales diarios de Río Negro y Neuquén un anuncio publicitario en el que apunta al bolsillo de los consumidores, argumentando que “podemos lograr el mejor precio para el asado de la Patagonia: $90 por kilo para la venta al público”, cuando en la zona no se consigue por menos de 140 pesos.
“Este anuncio ha sido resonante, y del análisis directo se desprende que lejos de perjudicar los intereses objetivos de estas provincias productoras de carne de exportación, se permitiría que dispongan de todo su stock para venderlo al exterior y que sus ciudadanos pudiesen comprar carne de excelente calidad a precios muy por debajo de los que pagan en la actualidad sin ningún riesgo sanitario”, indicó el gobierno local.
Agregaron que “en este nuevo plan, La Pampa va por una estrategia alternativa que busca generar presión en el órgano de control (Senasa) para que flexibilice la barrera que, como lo ha expresado reiteradamente el gobernador Verna, a esta altura, ese límite impuesto está lejos de ser una protección fitosanitaria y se ha convertido en una decisión encapsulada por los intereses económicos de algunos sectores”.
El constitucionalista Andrés Gil Domínguez advirtió que la barrera sanitaria “es política y económica” y destacó que si no hay una respuesta positiva en un plazo razonable, La Pampa podrá que avanzar “judicialización” del conflicto ante la resistencia de las provincias patagónicas. “Haciendo un análisis, la barrera impide la circulación de carne con hueso que está autorizada y certificada sin inconvenientes sanitarios por el Senasa e implica una aduana interna que está prohibida. En nuestro país, solamente puede haber aduanas externas”, aseguró el abogado en diálogo con LA ARENA.

Compartir