Nieta 125: apareció la hija de Lucía Tartaglia

Imágen de Lucía Tartaglia. Mañana comienza el juicio contra los secuestradores de la joven desaparecida. PUBLICADA TAPITA LA ARENA 23/11/09

La hija que la detenida-desaparecida pampeana Lucía Tartaglia dio a luz en cautiverio durante la última dictadura militar apareció en las últimos días, según reveló un cotejo de ADN realizado en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) y cuyo resultado recién sería dado a conocer oficialmente hoy a través de Abuelas de Plaza de Mayo.
La información fue confirmada anoche a LA ARENA por la propia familia Tartaglia. El análisis realizado a la mujer (cuyo nombre se preserva por propio pedido de la familia) permitió establecer que el material genético analizado y cotejado con las muestras de familiares que tiene el BNDG pertenece a quien fue dada a luz por Lucía Tartaglia durante su detención ilegal, en enero de 1979.
Hasta el cierre de esta edición, desde el organismo de Derechos Humanos que lidera Estela de Carlotto no entregaron información oficial al respecto, lo que se estima sucederá en las próximas horas con la ya tradicional conferencia de prensa en la que se presentan los nietos recuperados. Una comunicación con familiares de Lucía sí permitió terminar de confirmar la noticia, de gran trascendencia en todo el país ya que se debe destacar que se trata de la nieta 125 recuperada por las Abuelas.
La urgencia de la noticia del resultado del ADN no permitió lograr mayores precisiones pero se trataría de una muestra llevada a cotejar por Abuelas a partir de un pedido de la propia interesada en despejar dudas sobre su verdadera identidad.
Muestras genéticas aportadas ya hace unos años por la familia de Lucía permitieron ahora la dilucidación de uno de los casos más emblemáticos sobre la represión a pampeanos que vivían fuera de la provincia en los años de plomo de la dictadura cívico-militar.

Secuestro y torturas.
Lucía Tartaglia, que entonces tenía 24 años, fue secuestrada por grupos de tareas de la dictadura cívico militar el 24 de noviembre de 1977, aunque otros registros indican el 27 del mismo mes y año. Vivía en la ciudad de Buenos Aires y con ella estaba su compañero Enrique Sierra, llevado por las fuerzas represoras pocos días antes.
La pampeana, que comunicó la noticia de la detención de Sierra a su familia y manifestó su intención de regresar a La Pampa, ya no fue encontrada cuando su madre fue a buscarla. A pesar de los innumerables intentos no pudo dar con Lucía ni obtener información alguna sobre su paradero y estado.
Según pudieron (años más tarde) reconstruir los investigadores, Tartaglia fue llevada a los Centros Clandestinos de Detención conocidos como “Club Atlético”, “El Banco” y “El Olimpo”, donde fue torturada.
Algo más de un año después del secuestro, los familiares recibieron una comunicación de parte de la joven que anunció un embarazo de 7 meses y su traslado a otro sitio para dar a luz. Otro detenido-desaparecido, Horacio Cid de La Paz, fue sindicado como el padre de la criatura que concibieron y que, ahora se sabe, fue una niña.

Desaparecida.
Entre los secuestradores estaba el tristemente célebre “Turco Julián”, que comentó a otros detenidos y luego liberados, que Lucía estaba embarazada y que el padre era Cid de La Paz.
Los mismos testimonios indican que la pampeana fue trasladada presumiblemente a algún hospital militar en el mes de enero de 1979. Fue lo último que se supo de ella y hasta la fecha permanece desaparecida.
Lucía Rosalina Victoria Tartaglia nació en Santa Rosa el 6 de junio de 1953. Hizo sus estudios primarios en la Escuela 4 Coronel Gil de esta capital y los tres primeros años del ciclo secundario en el María Auxiliadora para terminar en 1970 en el Colegio Nacional, desde donde se trasladó a La Plata para estudiar Derecho.
Sus comienzos en la militancia se dieron luego de la denominada “Masacre de Trelew” del año 1972 y pronto se sumó a la Juventud Universitaria Peronista, JUP. Previo a su secuestro y desaparición en 1977, Lucía escapó de un intento similar el 21 de septiembre de 1976, ocasión en la que al saltar un tapial para huir se fracturó un tobillo. Salvó en esa oportunidad su vida.
Su madre, María Rosario López de Tartaglia, batalló mientras tuvo vida en busca de su hija. Falleció poco tiempo atrás sin poder abrazar a su nieta.

La confirmación de las Abuelas
“Abuelas de Plaza de Mayo tiene la inmensa alegría de comunicar la restitución de la hija de Lucía Rosalinda Victoria Tartaglia”. De esta forma, las Abuelas que acaban de conmemorar los cuarenta años de búsqueda, anunciaron de boca de Estela de Carlotto el encuentro de la nieta 125. “Lucía militaba en La Plata, fue secuestrada el 27 de noviembre de 1977, a los 24 años. Desde que su familia supo que estaba embarazada empezaron la búsqueda del niño o niña nacido en cautiverio. Las muestras que aportaron al Banco Nacional de Datos Genéticos permitió la identificación 38 años después”, añadieron las Abuelas.

La palabra de Aldo Tartaglia
La familia de Lucía Tartaglia, sus hermanos Aldo y Graciela, ya saben de la noticia de la aparición de la hija de Lucía por la propia presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.
Anoche, con la emoción por los momentos que vive la familia, Aldo conversó con LA ARENA desde su casa en Santa Rosa y tras comprobar que la información que se manejaba era fidedigna y coincidía plenamente con las noticias que recibió de parte de Carlotto confirmó que la mujer, de quien por el momento no trascendieron más datos y se conocerán con el anuncio oficial, es su sobrina.
“Esto es gracias a mi mamá, que nunca abandonó la lucha”, dijo Aldo. “No lo podemos creer, cuando nos llamó Estela de Carlotto fue una conmoción. Sabemos muy poquitas cosas pero sí que ella (por la mujer que es hija de Lucía) está en shock, no lo puede creer y está siendo contenida para asimilar un poco toda la situación. Es una alegría y una tristeza a la vez, es todo muy reciente y ni de casualidad lo esperábamos. No lo podemos creer”, le dijo a este diario una de las integrantes de la familia.
Aldo, en tanto, indicó que ahora esperan más precisiones desde Buenos Aires al tiempo que agradeció a quienes “tanto han ayudado y apoyado y a todos los que también lo hicieron durante todos estos años”.