Ningún chico confirma el relato de sus padres

ABUSOS EN 25 DE MAYO

Una de las psicólogas que declaró ayer en el juicio dijo que ninguno de los menores confirma el relato de sus padres, al referirse a las Cámaras Gesell y las entrevistas que realizó a los menores.
Con la exhibición de cuatro Cámaras Gesell, los informes de dos psicólogas y las declaraciones de cinco testigos se cumplió ayer el sexto día del juicio oral, que se desarrolla en el Tribunal de Audiencia de Santa Rosa, contra cuatro docentes de 25 de Mayo por presuntos abusos sexuales a seis alumnos de jardín de infantes. A diferencia de lo que había ocurrido el miércoles, donde hubo una maratónica jornada de casi 14 horas, esta vez la audiencia duró siete horas.
El proceso que tramitan los jueces Gastón Boulenaz, Andrés Olié y Gabriel Tedín es contra Marcelo Tatavitto Roade (54 años), Oscar Aníbal López (54), María José Tello (30) y María Angélica Bastías (34). Las agresiones sexuales se habrían cometido en 2014 y 2015 en el baño de la Coordinación Secundario Zona Sur y en una chacra de Tatavitto.
Ayer se mostraron tres Cámaras Gesell correspondientes a una de las supuestas víctimas y luego los fiscales, las querellas y las defensas le hicieron preguntas a la psicóloga del Poder Judicial que efectuó esas entrevistas. Posteriormente otra psicóloga de la justicia provincial dio detalles de la pericia que le realizó al mismo niño.
Según trascendió ayer, una de los psicólogas dijo que ninguno de los menores confirma el relato de sus padres, tras la realización de las Cámaras Gesell, las entrevistas y los peritajes realizados por el caso.
La cuarta Cámara Gesell que se vio tuvo una característica especial: le fue hecha a otro alumno de jardín de infantes, pero que no aparece en el grupo de las seis presuntas víctimas.
Al momento de los testigos se oyeron los relatos de tres porteras que, cuando se habrían cometido los hechos, se desempeñaban en el edificio donde trabajaban Tattavito, Tello y Bastías. El primero era secretario de la Coordinación durante el turno mañana y las docentes estaban a cargo de salas del Jardín de Infantes N° 12. Los dos organismos funcionan en el edificio de la Escuela Especial N° 10. A unas pocas cuadras del lugar está el colegio secundario “Profesor José Armando Alfageme”, donde López era director y Tatavitto secretario, en el turno tarde.
La ronda concluyó con los dichos de un psicopedagogo y un alumno de nivel secundario. Para hoy el tribunal citó a otras 11 personas, por lo que al concluir la segunda semana del juicio se superarían los 60 testigos.

Imputaciones.
Por uno de los hechos, Tatavitto está imputado por el delito de abuso sexual con sometimiento sexual gravemente ultrajante para las víctimas por sus circunstancias de realización, en concurso real, en cinco oportunidades, agravándose solo en relación al hecho cometido en perjuicio de uno de los menores por resultar un grave daño en la salud mental de la víctima; en concurso ideal con el delito de promoción de la corrupción de menores agravado respecto a esa víctima. Y Tello, por el mismo delito, pero como partícipe necesaria, es decir entregadora o facilitadora, en concurso ideal con el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.
Por el segundo hecho, López y Tatavitto están imputados como coautores de abuso sexual con sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima por sus circunstancias de realización, en concurso ideal con el delito de promoción de corrupción de menores, agravado respecto de un menor; y Bastías es juzgada por los mismos delitos que Tello.
En el proceso intervienen los fiscales Jorge Marcelo Amado y Juan Bautista Méndez; María Agostina Pensa, por la Asesoría de Menores; Omar Gebruers, como defensor de Tatavitto, Tello y Bastías; y César Augusto Rodríguez y Juan Veneri, como defensores de López; y rmando Agüero y Vanesa Ranocchia Ongaro, como querellantes particulares en nombre de cinco padres y un padre de los menores.

Compartir