Nivelar la laguna tardará seis meses, dice el intendente

COMENZO EL BOMBEO

Poco antes de la 1 de la madrugada del jueves, la bomba comenzó a drenar agua hacia el Bajo de Giuliani. A media mañana de ayer, comenzó a funcionar a toda su capacidad, sacando un millón de litros por hora.
A las 0.48 de la víspera comenzó a funcionar el sistema de bombeo de agua alternativo establecido por el municipio local desde la laguna Don Tomás hacia el Bajo Giuliani. El miércoles por la noche los técnicos de la empresa propietaria de la bomba proveniente de Vaca Muerta ensamblaron la última pieza que faltaba, una unión entre la manguera que parte desde la bomba, ubicada en un sector próximo al cuenco mayor de la laguna, y llega hasta la calle Pasteur donde se une con una prolongación al sistema efectuada con caños de PEAD de 315 milímetros.
Esa cañería es la que continúa luego hasta la boca del desagüe pluvial que va desde la calle Emilio Zola hasta el Canal Sur, a través del cual termina por gravedad en el Bajo Giuliani. De esa manera, minutos antes de la 1 de la mañana de ayer se puso en funcionamiento todo el sistema de bombeo que, de acuerdo a lo informado por el municipio, respondió efectivamente.

Desagote.
Desde la Secretaría de Obras Públicas de la ciudad brindaron ayer un extenso detalle técnico sobre el sistema provisorio. Allí se informó que la bomba Godwin Dri-Prime HL250M, con una capacidad de bombeo de aproximadamente un millón de litros por hora, alquilada a la firma Xylem Water Solutions de Argentina, fabricante también de las conocidas bombas Flyght, se ha puesto finalmente en marcha a las 0.48 del jueves.
“Con esta bomba que tiene un motor diésel de 350 CV, más las bombas eléctricas existentes, se bajará el nivel de la Laguna Don Tomás, desbordada desde hace veinte días, luego de la excepcional lluvia de casi 500 milímetros que ha inundado distintos barrios de la zona. Complementa este sistema, el bombeo habitual compuesto por dos bombas de 150 CV, con motores eléctricos que siempre han estado en funcionamiento derivando agua hacia el Bajo Giuliani”, dice el parte de prensa.

El tendido.
La cañería nace con una manga de 300 mm entre el punto desde donde se bombea, emplazado dentro del predio de la laguna sobre las vías del Ferrocarril, cerca de la EB2 y la Subestación Oeste de Energía y el punto de bombeo de la laguna ya existente. El tendido paralelo atraviesa el predio de Vialidad Nacional, la rotonda Güemes ubicada sobre Avenida Perón y Circunvalación Sur, desde donde corta varias calles hasta llegar por el cantero central de la Circunvalación a la calle Pasteur.
En esa esquina, que actualmente también está cortada al tránsito, se colocó la brida especial que une la manguera con el caño PEAD de 315 milímetros de diámetro. Esa tubería, fusionada en las uniones, es la que llega hasta la cámara ubicada en la intersección de Circunvalación y Emilio Zola.

En la cámara.
En el interior de la mencionada cámara de desagüe, personal municipal excavó los alrededores de la misma y perforó la estructura de hormigón, con el fin de acoplar el sistema de caños externos que transportan líquidos con gran presión, con la boca del desagüe pluvial que va desde Zola hasta el Canal Sur, a través del que se deriva el agua hacia su destino final en el Bajo Giuliani.
La puesta a punto del sistema, que incluyó la puesta en marcha de la bomba y el llenado de la cañería, se extendió desde las 0.48 hasta minutos antes de las 2 de la madrugada del jueves, cuando el agua comenzó a correr en forma uniforme por el canal Sur. “La bomba y toda su cañería asociada, permanecerán el tiempo necesario para bajar la laguna a niveles razonables, con los debidos mantenimientos del equipo diésel que se deben efectuar cada 250 horas de uso”, se explicó.
A su vez, se informó que a media mañana de ayer, la empresa propietaria de los equipos hizo los últimos ajustes para que el sistema drene a su máxima capacidad.