“No es serio mostrar un triunfo”

VICEGOBERNADOR RECHAZA "LECTURA FORZADA" DE CAMBIEMOS EN LA PAMPA

El vicegobernador Mariano Fernández confió en que el PJ provincial se impondrá en las legislativas de octubre y manifestó que se hacen lecturas forzadas de las PASO, pretendiendo que ganó alguien que tiene el 43,1% de los votos (Maquieyra), por sobre el que consiguió más del 79% (Rauschenberger). “No es serio querer mostrar un triunfo provincial de Cambiemos sumando los votos de los tres candidatos cuando sabemos que en octubre no todos votarán a ese candidato”, afirmó.
-¿Cuál es su primera evaluación de las elecciones en la provincia?
-Veo que se especula con que tal partido o alianza ganó, pero no hablan de los resultados reales; hay que poner blanco sobre negro y decir que en La Pampa el candidato de Peronistas de La Pampa ganó las PASO por más del 78 % de los votos dentro del PJ. El candidato del PRO ganó por el 43,1 % en la interna de Cambiemos.
-Se paró el escrutinio nacional con el 96 % de mesas escrutadas faltando el 4 % que queda para el recuento definitivo. ¿Es normal eso?
-Buenos Aires y Santa Fe son distritos que el gobierno nacional contaba como ganados de antemano, pero hay que leer el resultado real y no el que proponen los medios. En Santa Fe el Frente Justicialista llevaba tres agrupaciones y Agustín Rossi ganó por más del 61 %, el candidato de Cambiemos sin oposición interna solo alcanzó el 27,13 %. El caso de Buenos Aires es distinto; los dos sectores no tenían puja interna y los votos logrados eran genuinos. Lo que ocurrió fue una picardía, se hizo para que los diarios del lunes no titularan que habían perdido en la provincia que gobiernan.
-¿Sorprende la elección de Maquieyra?
-No sé por qué debería sorprenderme: es el candidato del presidente, pero tampoco me hubiera sorprendido que fueran Berhongaray o Torroba. Sí puede sorprender la manipulación de los resultados para poner como ganador a un candidato que alcanzó el 43,1 % por sobre otro que alcanzó el 78,33 %. Además hubo dos candidatos radicales que sumaron el 57,53 % de los votos de esa alianza y realmente no creo en el suicidio de los radicales y su vocación de ser descartables. Pero ese es un problema de la UCR.
-En el PJ, ¿qué lectura hay que hacer?
-Una elección primaria con participación de cinco listas y un resultado por demás positivo para la que nosotros auspiciábamos. Pero voy a reconocer una cosa; no trabajamos todo lo que deberíamos haber hecho y no tuvimos en cuenta que se tergiversarían los resultados. En La Pampa somos la única provincia que mantiene al Partido Justicialista como herramienta electoral y doctrinaria: tenemos un gobernador que es un dirigente importante en el orden nacional y que tiene gran injerencia en las decisiones políticas de los gobernadores peronistas, y que defiende los derechos de La Pampa. Tenemos además al presidente del partido que ha sido mencionado para comandar la reorganización nacional del PJ, iniciando una nueva etapa para el peronismo nacional.
-¿Las otras vertientes que participaron del PJ vuelven para octubre?
-Sin ninguna duda; son peronistas. Estas elecciones fueron para definir quien encabeza la lista y los compañeros tienen el derecho democrático de participar sin ningún impedimento. Los conozco a todos, a Avendaño, a Carlos Cabrera, a Gastón, un poco menos a Otero, y sé que cada uno representa una parte de nuestro pueblo con toda la legitimidad que les da la militancia y la pertenencia.
También soy un convencido que el viejo adagio peronista de que “el que gana conduce y el que pierde acompaña” no es suficiente; hoy es necesario persuadir. El que gana debe persuadir a los demás que la voluntad popular es el credo más importante y que acompañar no es afirmar todo, sino aportar, con ideas, para mejorar la gestión y el ejercicio de la democracia.
-Es habitual que Pico sea una bastión peronista, y esta vez no lo fue; ¿qué pasó?
-No sé, pero nosotros no le vamos a endilgar a nadie responsabilidades que son del conjunto. Entre todos vamos a construir una estrategia para revertir el resultado, no solo de Pico sino también en todas las localidades que nos fue adverso.
-¿Y en Santa Rosa?
-Es la caja de resonancia política de la provincia. Nuestro candidato ganó estas primarias y no fue casualidad; fue un trabajo a conciencia que se hizo desde la militancia con el compromiso con que se asumió desde el primer día. Participé de todas las caminatas y los encuentros en distintos barrios y pude ver el compromiso y la pasión que cada militante puso en su tarea. Hicimos casa por casa, barrio por barrio y zona por zona en una tarea ardua pero efectiva que al final rindió sus frutos.
-¿Todos en el PJ trabajaron, o se quedaron en la comodidad que Rauschenberger ya ganaba cómodamente?
-Puedo hablar de lo que hicimos nosotros. Tal vez algunos creyeron que el resultado ya estaba puesto y que la cantidad de votos o el porcentaje no tenían importancia para la lectura periodística. Pero eso quedará en la conciencia de cada uno.
-¿Cómo considera la elección de octubre?
-No será fácil. Debemos asumir que la sensación popular es de una superioridad del adversario por el manejo que tiene el gobierno nacional de los medios. Ese manejo y la tergiversación de la realidad también llega a las provincias. Nos venden una imagen de alegría, esperanza, igualdad y posibilidades que están lejos que podamos lograrlas. En tanto no nos alcanza el sueldo, no podemos cubrir nuestros gastos hogareños y cada día estamos más lejos de lograr nuestra casa propia. Hay una política comunicacional de ocultamiento y manipulación que cualquier ser humano termina dudando de quien tiene razón. Para octubre creo en la capacidad de discernimiento que tiene el pueblo pampeano. El peronismo pampeano y quienes siempre nos acompañaron saben que para nosotros primero está La Pampa y sus habitantes y luego los intereses partidarios.