¿No estaba prohibido?

En las horas previas a la Noche Buena un local que vendía pirotecnia permaneció abierto y recibiendo clientes a pesar de la prohibición que rige en la ciudad a partir de este año. Testigos afirmaron a este diario que en ese sitio, ubicado sobre la avenida Luro, frente al local de La Anónima ubicado en esa zona de la ciudad.
Ayer, un reportero gráfico de este diario se acercó al lugar que indicaron los testigos y fotografió una casilla con la inscripción “Fuego Manía”, aunque cerrada. Las personas que comunicaron sobre la presencia del local a este diario se preguntaron por qué el local no había sido clausurado por la Municipalidad de Santa Rosa.
Este año, el Concejo Deliberante sancionó una ordenanza que prohíbe en todo el ámbito de nuestra ciudad la fabricación, venta, tenencia, guarda y/o depósito de elementos pirotécnicos. La medida fue resistida por la Cámara Argentina de Fuegos Artificiales y la empresa Cienfuegos, pero a pesar de las advertencias el intendente Leandro Altolaguirre promulgó la norma y la puso en vigencia.
A pesar de la prohibición, la noche de Navidad se sintieron detonaciones en varias zonas de la ciudad. De hecho una de las organizaciones promotoras de la veda, la Fundación Vidanimal aseguró a LA ARENA que recibió varios reportes de mascotas extraviadas producto de la afectación que les provocó el ruido de los estallidos.
“Lo que pasa es que no hay quién controle esto. Si no existen los medios para que se cumpla con la ordenanza, va a pasar lo mismo que con otras tantas que no se cumplen. Hoy la población está enterada y aquellos que tiraron pirotecnia no sé dónde la habrá comprado”, dijo Alvarez días atrás.
El área municipal encargada de los controles del caso es la Dirección de Sanidad y Control de Actividades Económicas, que depende de la Secretaría de Hacienda, Abastecimiento y Producción.