“No fueron 33 años para vanagloriarse”

EDIL LE RESPONDE A MARÍN

El concejal radical santarroseño, Miguel Bravo, salió a contestarle a Rubén Hugo Marín, y señaló que “se le calienta el pico rápido para salir a contestar y denostar a los que no son amigotes suyos”.
Marín le había pegado duro al presidente del comité provincia de la UCR, Hipólito Altolaguirre, y ahora Bravo le señala que si bien hace 33 años que gana el mismo partido político en La Pampa “no son años para vanagloriarse, porque vivimos en una provincia postergada, sin industrias, sin rutas decentes, con servicios deficientes, con casas de barrio que le cuestan muy caro a la provincia pero que tienen un bajísimo nivel de construcción, sin un sistema de salud eficiente”.
Agregó el edil santarroseño que le pedía a Marín que “con la misma premura comunicara a los pampeanos que es lo que pasó con el deficiente acueducto, obra que se realizó en su gestión de gobernador, donde hubo escándalos de corrupción enormes con Gualtieri a la cabeza”.
No obstante Bravo apuntó que Marín “no ha sido el único gobernador peronista que gastó miles de millones de pesos de los pampeanos en obras irresponsables o mal hechas; ya que Verna se dio el ‘gustito’ de hacer un pueblo en el desierto, que hoy se encuentra agonizante con un crecimiento cero en población y un mega corrupto mega estadio que se encuentra abandonado desde hace años. Y no me quiero olvidar del gobernador Jorge, que gastó otros tantos miles de millones en un autódromo para correr carreras”.
Bravo razonó que “los recursos se desvían en obras que la mayoría de los pampeanos no disfrutan, mientras que los médicos cobran miseria y trabajan en hospitales que se vienen abajo, con goteras en los techos, sin insumos ni medicamentos; con escuelas que se caen a pedazos; con casas de barrio que se entregan con un sistema de elección muy poco cristalino, lo que da lugar siempre a la sospecha del clientelismo”.
Finalmente apuntó que “gorilismo (Marín dijo que Hipólito Altolaguirre se expresaba con esa vieja concepción) es un concepto muy pasado de moda que los jóvenes de hoy ni siquiera entienden su significado. Tiene que ver con gente que quiere ver una provincia que despegue de una vez por todas, y que La Pampa progrese al mismo ritmo que progresa el patrimonio de sus gobernadores”.