“No hay maltrato hacia el personal”

MOLIN DICE QUE LOS GREMIALISTAS "EXAGERAN LAS PROTESTAS"

Molín le dijo a LA ARENA que “no hay maltrato hacia el personal” y que el gremio (SOEM) “generaliza con esa acusación, pero no dice cuál es o no la identifica”.
“El único problema en Dagsa es con dos empleados sobre un total de ocho, que se resisten a cambiar de lugar de trabajo al cerrarse una oficina de reclamos porque ahora eso se centraliza en el “147”. Seis están trabajando en otro lugar y solo quedan estas dos personas”.
Con respecto a la situación planteada con una empleada de Documentación en Tránsito, el secretario indico que “fue acusada de maltratar a los vecinos que concurren a esa dependencia, por lo que fue sancionada con un día de suspensión”.
La reacción del gremio, de disponer por este tema medidas de fuerza en Tránsito, según el secretario municipal “es una exageración, porque esta empleada tiene todo el derecho de defensa. Si ella considera que se actuó injustamente, tiene los medios legales para que se le levante la medida, porque de lo contrario el funcionario que la sancionó tiene razón”.

Prepotencia.
“Si no oímos lo que nos dicen los vecinos que van a sacar el carné, somos rehenes del humor de los empleados”, recalcó Molín.
– La queja desde el gremio es que hay un maltrato generalizado de jefes a empleados comunales.
– De qué prepotencia me hablan si no hay ninguna acusación concreta. Se está trabajando con la conformidad de la casi totalidad de los empleados. Se han duplicado los operativos (de Tránsito) por la racionalización del personal. Se cortaron algunos vicios que existían como que las camionetas se llevaban a las casas particulares, cuando esa es una herramienta para trabajar.
– ¿La inmensa mayoría del plantel municipal cumple con sus obligaciones laborales?
– Hay mucha gente que trabaja y que lo hace muy bien. Lo que se está haciendo es una revisión de las metodologías de trabajo, de la eficiencia de los empleados y son casos puntuales. Cuando uno quiere modificar cosas se generan rechazos, pero en el concepto general la mayoría de los empleados están trabajando bien. En Tránsito, Servicios Públicos y Deportes llevamos 82 cambios (de funciones) sin ninguna queja. En este caso de Documentación (de Tránsito) hay una queja puntual de una empleada que fue sancionada individualmente. Si llega a haber un funcionario que trate mal a un empleado, que los vecinos se queden tranquilos, que salgo en defensa del empleado, porque considero que el respeto es lo fundamental en una relación.
– ¿Cómo sigue el tema de los dos delegados de UPCN que no quieren dejar el lugar que ocupaban en Dagsa?
– Todavía hay un cuarto intermedio de la conciliación, y nosotros sostenemos la medida administrativa reubicándose a estas personas en lugares donde son necesarios.
– Pero está pendiente la amenaza de un paro general en el municipio.
– Eso es algo que deben adoptar los empleados en asamblea, no me compete a mí. A lo mejor con el diálogo se llegue a un buen puerto. Debe primar el diálogo si queremos que la municipalidad optimice la prestación de sus servicios públicos. Nuestros actos administrativos deben ser impugnados con hechos concretos, porque hasta ahora nadie ha dicho que las medidas tomadas hayan sido arbitrarias o caprichosas.