No hubo acuerdo pero extendieron el plazo 48 horas

INTERNA RADICAL

El radicalismo pampeano tiene tiempo hasta hoy, a la medianoche, para presentar una lista de unidad para los cargos partidarios provinciales. El plazo fijado por la Junta Electoral se cumplió a las 24 del viernes, pero se lo prorrogó por 48 horas para facilitar las negociaciones, aunque no prima el optimismo entre los dirigentes.
Los referentes de los sectores del radicalismo pampeano identificados con los colores celeste, azul, blanco y ex blancos, mantuvieron contactos durante toda la semana para tratar de aunar criterios y distribuir entre los sectores los cargos partidarios a nivel local, provincial y nacional. El entendimiento primó para los Comités locales, pero no hubo coincidencia para dar con el sucesor de Francisco Torroba, como presidente del Comité Provincia de la UCR, como tampoco las hubo para los delegados al Comité Nacional y para la Convención Nacional.
Las listas para la presidencia del partido pampeano, hasta el momento, son encabezadas por Hipólito Altolaguirre (celeste y una línea nueva que lidera su hermano Leandro) y por Daniel Kroneberger (azules y ex blancos). Para el Comité Nacional confrontarán Leandro Altolaguirre y Hugo Pérez, y para la Convención Nacional las listas son presididas por el intendente de Parera, Rubén Marcantonio, y José María Anzorena de General Pico.
Entre los azules-ex blancos se defendió el “sistema de equilibrio entre las listas”, como ocurrió en las tres últimas renovaciones al distribuirse los cargos entre todos los sectores. Fue así que Juan Carlos Marino, Kroneberger y Torroba ocuparon alternadamente la titularidad del Comité Provincia.
“No es el momento para ir a una interna, sobre todo por los problemas de gestión que tenemos en Santa Rosa, que ahora gobernamos”, expresó hace una semana Torroba.
Los “acuerdistas” defienden la distribución de cargos pero no aceptan que el Comité Capital quede en manos de los celestes (que hoy presidente Martín Berhongaray) y que ese mismo sector quiera la presidencia del Comité Provincia.
Por el lado de Hipólito Altolaguirre, entienden que ahora es el momento para definir las autoridades mediante una compulsa interna, que el partido necesita una renovación.
En el caso de los blancos, sector que lidera Juan Carlos Marino, fuentes partidarias dieron cuenta que “no tomaron partido por ninguno de los dos sectores”, pero que primaba en ellos la idea del consenso por el cual se le asigne a cada sector interno una cota de poder en los órganos partidarios en todos sus niveles.
Con lo determinado por la Junta Electoral (conducida por el marinismo), la prórroga para la presentación de listas, este domingo a la medianoche se sabrá si en dos semanas los radicales deberán irán a las urnas el 18 de este mes.

“Que se baje Kroneberger”.
“No somos celestes, somos una nueva agrupación del radicalismo que busca la renovación partidaria. La línea la conforman correligionarios que provienen de distintos sectores y esperamos que se baje (Daniel) Kronebergber”, sostuvo el intendente Leandro Altolaguirre, que propone a su hermano Hipólito como titular del Comité Provincia y enfrentándolo al diputado nacional por la lista de azules y ex blancos.
“Cuando hicimos la interna el año pasado (en la que él vence a Pedro Salas) el otro sector nos planteó, en función del equilibrio que tanto hablan, que desistiéramos de ir con nuestra candidatura porque no íbamos a tener ni la minoría. Pero no fue eso lo que pasó, porque la gente buscaba una renovación en el partido”, agregó el jefe comunal.
Reconoció que a nivel local existe una alianza con los celestes de Martín Berhongaray, pero reiteró que “en mi caso y quienes me acompañan, formamos una nueva agrupación que se identifica con las banderas enarboladas durante la Revolución del Parque en los orígenes de nuestra fuerza política en el país, a finales del siglo 19”.
Sobre lo que puede ocurrir esta noche, cuando expire el plazo ampliado para negociar impuesto por la Junta Electoral de la UCR, Altolaguirre no apuesta a una salida consensuada con los demás correligionarios para evitar la interna.