No hubo precio para vender el toro campeón

CERRO LA RURAL

Pese a que las precipitaciones se hicieron presentes en las primeras dos jornadas, el clima mejoró para el domingo y el público copó la muestra. Hubo un gran cierre con jineteadas y música. Por otra parte, el remate de bovinos dejó cifras por debajo de las esperadas.
La 91º Exposición Agrícola, Ganadera, Industrial, Comercial y de Servicios de Santa Rosa cerró ayer su última jornada bajo una presencia de público que sobrepasó las expectativas.
Si bien durante los primeros dos días el mal clima, la amenaza constante de tormentas y las precipitaciones ahuyentaron al público, la muestra que funciona en las instalaciones de la Asociación Agrícola Ganadera, en avenida Spinetto, vivió un domingo colmado en el cual se desarrollaron actividades muy interesantes para las familias.
Desde la organización estimaron que fueron más de 12.000 las personas que pasaron por el predio en los tres días que duró la muestra.
Durante tres largas jornadas el campo volvió a instalarse en la ciudad para poder mostrar las nuevas tecnologías ligadas al mejoramiento del sector agropecuario, como maquinarias agrícolas, carros, vehículos y pickups. También hubo fuerte presencia de diversas especies de animales. En esta ocasión la muestra estuvo integrada por unos 250 animales compuestos entre bovinos, ovinos, porcinos, aves y equinos.
La gran mayoría fue subastada en los remates celebrados en la jornada de ayer, mientras que otros fueron utilizados para demostraciones de destrezas y jineteadas, en el caso de los caballos. Como es costumbre hubo gran cantidad de puestos de artesanos y emprendedores locales y regionales que se acercaron para dar a conocer y vender sus productos.

Remates.
La jornada dominguera comenzó a media mañana con los remates de las especies correspondientes. En principio, sobre la pista central, se celebró el remate de los 30 caballos criollos seleccionados de las mejores cabañas pampeanas.
Si bien el público varía en sus gustos y se detiene a observar aquello que más llama su atención, hubo mucha expectativa a la hora de que se remate al toro Gran Campeón perteneciente a cabaña Santa Lucía que, desafortunadamente, deberá retornar a su establecimiento de origen en Luan Toro ya que no hubo una oferta que cubra las expectativas de sus dueños.
En este sentido, el precio ofrecido por el macho Aberdeen Angus negro de la familia Scarpelo y Quiroga no llegó a la base solicitada por la cabaña, que recibió una oferta por 140 mil pesos, cuando el precio requerido era de 250 mil pesos, más una reserva de 500 pajuelas.
Por lo tanto el animal más caro de esta muestra fue un reservado Gran Campeón de la familia Gareis que se vendió a 90 mil pesos. Cabe destacar que las hembras de las diversas razas se registraron buenos precios en las ventas.

Lleno total.
Los corredores y caminos internos del predio ferial se vieron colapsados de gente, sobretodo por la media en adelante cuando las temperaturas eran más agradables e invitaban a recorrer la muestra. Así mismo las gradas y los lugares del palco principal, donde el público se instaló para deleitarse con la demostración de la Agrupación Ecuestre Pampa Mía y del ballet Amancay que, como todos los años, se desenvolvieron en forma extraordinaria sobre la pista. El final fue a pura jineteada, hubo una rueda de jineteadas con 30 montas especiales. También hubo cierre con espectáculos musicales.

Hubo ventas con laboriosidad.
En una plaza siempre difícil para la comercialización de cada una de las especies que concurren, las ventas requirieron de una tarea más laboriosa por parte de los respectivos martilleros en vista de ofertas que muchas veces no satisfacían en los montos a los expositores.
En los bovinos, el precio máximo fue de 90.000 pesos, pagados por el reservado gran campeón Aberdeen Angus puro de pedigree que había expuesto la cabaña “El Paisano”, de Juan Carlos y Juan Manuel Gareis. El gran campeón de la muestra de “Santra Lucía” de Eduardo Scarpelo salió a la venta pero bajo una reserva de 250.000 presentada bajo sobre cerrado.
En la pista había llegado a los 140 mil pesos pero, al no alcanzarse a aquel monto, el animal volvió a la cabaña en Luan Toro. En Angus de pedigree machos se colocaron nueve toros entre 50.000 y 90.000 pesos con un promedio de 62.777 pesos.
Por su parte, en los Angus puros controlados, se vendieron 21 ejemplares machos entre 39.000 y 70.000 pesos, con un promedio de 48.381 pesos. Respecto de las hembras se colocaron siete vaquillonas entre 24.000 y 29.000 pesos, con un promedio de 25.714 pesos.
En los Polled Hereford puros registrados el precio máximo fue de 77.000 por dos toros de “Las Malvinás SCA” de Pehuajó y el promedio por la venta de 18 toros entre 37.000 y 77.000 pesos, con un promedio de 44.722 pesos. En hembras Polled Hereford Puro Registrado, se vendieron 12 vaquillonas entre 26.000 y 29.000 pesos con un promedio de 26.917 pesos. En este caso todas habían sido presentadas por “El Centinela SRL”, también de Pehuajó.

Braford.
Por otra parte, los tres ejemplares Braford de cabaña “San Juan” se vendieron a un mismo comprador, que pagó la cifra de 39.000 por cada uno.
En cuanto a ovinos, los machos Pampinta tuvieron un precio máximo de 15.000 pesos por el gran campeón puro de pedigree expuesto por la cabaña “San Agustín” de Calimapa S.A de Carlos Sanchez. El resto de los ejemplares se colocó entre 6.000 y 10.700 pesos. En hembras Pampinta los precios fueron de 5.000 a 6.000 pesos.
Por su parte en la raza Corriedale, los machos se vendieron entre 7.000 y 9.500 pesos y las hembras entre 2.600 y 3.000 pesos. En Porcinos, de distintas razas, los machos se colocaron entre 5.000 y 8.000 pesos con un máximo de 10.000 pesos por un Duroc Jersey de “El Rebaño” de Héctor Mendoza de Bolívar.
Por su parte las hembras se vendieron entre 4.400 y 8.500 pesos con un máximo de 10.000 pesos. Las operaciones estuvieron a cargo de la firma Brandemann y Cía SC a través de sus martilleros Mariana y Hernan Brandemann. En Bovinos los plazos fueron de 120 días y en ovinos y porcinos de 30 y 60 días.