“No quedan pequeños agricultores”

LOS PRODUCTORES VUELVEN A LA GANADERIA

Las variables económicas del campo llevaron a que los pequeños agricultores dejaran la actividad y se pasaran a la ganadería, que es un negocio “más estable”. Según el director de Agricultura del gobierno provincial, Carlos Ferrero, “ya no quedan pequeños agricultores porque los números no les cerraban”.
Entrevistado por Radio Noticias, por la decisión del gobierno nacional de declarar en emergencia agropecuaria a los departamentos pampeanos de Realicó, Chapaleufú y parte de Maracó, el funcionario destacó que esta medida es “un paliativo” que no tiene mucha significación económica en la provincia.
Para graficar lo antedicho, indicó que el daño económico generado por el clima en esos principales departamentos productivos pampeanos, asciende a 1.200 millones de pesos, cuando el fondo nacional que existe para la emergencia en todo el país llega a 500 millones de pesos.
Agregó que la actividad, la agricultura, Está pasando por un momento de muy buenos precios”, sumado esto a que los insumos “no se han acomodado” a los precios de los granos y oleaginosas. “Se sembró con insumos que quedaron y en esta campaña la ecuación cierra relativamente bien para el productor”.

-¿De qué productores hablamos, pequeños, medianos o grandes?
-En la parte agrícola ya no quedan productores pequeños, sólo medianos y grandes que son los que reciben ese impacto de los precios. No quedan pequeños productores-agricultores por la economía del país. Los números no les cerraban y los hizo volcarse hacia la ganadería. La agricultura no tiene estabilidad, tiene años buenos y malos. Lo que no ocurre con la ganadería que es un negocio más estable.

-¿Qué horizonte productivo tiene esa zona en emergencia?
-Hay lotes que van a quedar con secuelas de salinización, lo que llevará su tiempo hasta recuperar el suelo. En el resto de la zona, la parte negativa principal es la pérdida económica del productor, porque el problema actual de falta de piso apenas deje de llover se resuelve y puede volver a sembrar. También hay un impacto económico negativo para los pueblos.

Compartir