“No entró a robar”

En diálogo con LA ARENA, Paola Rodríguez, la comerciante que sufrió un intento de asalto el domingo cerca del mediodía en Villa Tomás Mason, relató que Julio Javier Dupó la intentó cortar en el cuello con una cuchilla y que no la mató debido a que el suéter que llevaba puesto impidió que la lesionara. Afirmó que, entre las amenazas, le dijo que no la mataba porque la conocía.
Rodríguez aclaró cómo fue el hecho tras la información proporcionada el domingo a este diario por el jefe de la Seccional Segunda, Eduardo Omar Obholz. El efectivo dijo que la versión pública fue "magnificada" y que el intento de apuñalar a la mujer no existió como así tampoco las amenazas de muerte. "No voy a mentir, la Policía quiere tapar los episodios de inseguridad en la zona", replicó la mujer. Expresó que Dupó concurrió tres veces al comercio y que a ella no le pareció raro ya que es un cliente habitual conocido en todo el barrio. "La última vez que vino, me pidió fiambre, comencé a cortar y le dije que me alcance las papas que me había pedido antes. En ese momento, al costado del mostrador, me agarró del cuello con un cuchillo grande, parecido a una cuchilla, y me tiró al piso", sostuvo. Y amplió: "En ese momento, no me tiró una puñalada, sino que me quiso cortar el cuello de costado y me salvó que tenía un pulóver grueso que quedó todo roto". La comerciante expuso que el cliente nunca le pidió plata ni le dijo que le iba a robar. "Lo que es cierto es que me dijo que me tenía que matar porque lo conocía y lo iba a denunciar", respondió.

Descuido.
Rodríguez continuó con su relato. Dijo que Dupó -ayer se le formalizó la acusación por "robo calificado con arma en grado de tentativa y homicidio en grado de tentativa y quedó con prisión preventiva hasta la finalización del proceso- le dijo que se dirija al baño (ubicado en el sector trasero de la despensa) donde la comerciante se sacó el pulóver. En ese momento, entró una clienta, una mujer de unos 40 años, que además vive al lado del comercio."La compradora empezó a gritar mi nombre como llamándome, lo hizo dos o tres veces, y le respondí que ya la atendía", indicó Rodríguez. La dueña de la despensa le dijo a Dupó que la deje ir porque la compradora no se iba a ir y que, por ese motivo, no la podía matar. En un momento de descuido del hombre y aprovechando la situación, tanto la propietaria como la clienta salieron corriendo a la vereda y alertaron a los vecinos. Por su parte, el agresor también salió afuera, le pegó dos patadas a la moto en la que circulaba para que arrancara y una vez que el motor funcionó escapó a su casa.
La propietaria radicó la denuncia ante la Policía. El hombre, se refugió en su vivienda y posteriormente fue detenido en la calle por los efectivos de la Seccional Segunda, de acuerdo con el relato de la entrevistada.
Rodríguez dijo que el ahora arrestado es un "habitual cliente" de la despensa "Don Mateo" ubicada sobre la calle Gobernador Duval al 850, en cercanías del comercio de Leonardo Toffoni. "Nunca imaginé que vendría amenazarme como lo hizo, ni siquiera quiso robar", completó.