“No hay pruebas” contra Cristina, dice el ex fiscal Moreno Ocampo

DENUNCIA DE NISMAN

Luis Moreno Ocampo dijo que del escrito del fiscal fallecido no cuenta con evidencia que demuestre el supuesto plan de encubrimiento por el cual está acusada Cristina Fernández. Pidió poner la lupa sobre Stiuso y su relación con Nisman. El exilio de Béliz.
Luis Moreno Ocampo fue fiscal adjunto en el juicio contra las juntas militares realizado en 1985, durante el gobierno radical de Raúl Alfonsín, para investigar los delitos de lesa humanidad cometidos por la última dictadura. Luego de su paso por la Corte Penal Internacional de la Haya, donde fue fiscal, actualmente es docente en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.
De visita en el país, el viernes a la noche estuvo en los estudios de televisión del canal América, de la Capital Federal, donde fue consultado por la muerte del fiscal de la UFI AMIA, Alberto Nisman, ocurrida el mes pasado, la denuncia que el funcionario judicial había presentado contra la presidenta Cristina Fernández y el canciller Héctor Timerman y el memorando de entendimiento entre Argentina e Irán que, según Nisman, era la evidencia del pacto de impunidad para los acusados iraníes del atentado contra la sede de la AMIA ocurrido en 1994.

Cristina imputada.
En las horas previas a la aparición televisiva de Moreno Ocampo, se había difundido la noticia de que el fiscal Gerardo Pollicita había decidido imputar a la presidenta y al ministro de Relaciones Exteriores, entre otros acusados por la denuncia que Nisman había radicado en plena feria judicial. “Lo de hoy es normal. Hay una denuncia. No hace falta prueba para hacer una denuncia. Se hace una denuncia y ahora se mueve la denuncia. Esta denuncia hay que investigarla”, dijo el ex fiscal del juicio a las juntas.
En cuanto a la imputación realizada originalmente por Nisman el catedrático sostuvo que “por ahora, no hay nada” y que el fiscal fallecido no tenía pruebas. “El delito de encubrimiento del que se habla acá, necesita una participación activa con la intención de encubrir a las personas acusadas. En el caso del homicidio de (María Marta) García Belsunce, a una persona la condenaron por encubrimiento porque movió el cuerpo, limpió el cuerpo, y le decían que lo había hecho para encubrir a los asesinos”, recordó.
Lo que resulta extraño en la presentación de Nisman, según el entrevistado, no fue que planteara sus sospechas, sino que en el escrito de la denuncia hablara como si tuviera pruebas contundentes, las cuales no fueron presentadas al momento de radicar su denuncia. “Por ahí estaba convencido, pero yo me tomé el trabajo de leer esas páginas y no hay pruebas de que la presidenta o alguien haya hecho un acuerdo para darle impunidad a los acusados iraníes”, insistió.

La secuencia Stiuso.
Mientras buena parte de la prensa porteña y del país posa su mirada en la convocatoria a la marcha de silencio del 18 de febrero, Moreno Ocampo pidió a los medios de comunicación que se focalicen en los hechos importantes: investigar la denuncia contra la presidente, el atentado a la AMIA y la muerte de Nisman.
“En este último caso, hay una secuencia importante con (el ex jefe de Operaciones de la SIDE, Jaime) Stiuso. Stiuso es nombrado como director de contrainteligencia en Argentina durante el gobierno de De La Rúa (Fernando, 1999-2001) y el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) lo pone para que empuje el caso AMIA. Cuando Gustavo Béliz (ex ministro de Seguridad de Kirchner) propone una reforma judicial muy buena, creando una Agencia Federal de Investigaciones, ahí lo hacen renunciar. Y Béliz denuncia a Stiuso en 2004, donde muestra la foto. Once años después, a Stiuso lo echan, Nisman presenta la denuncia que decía que no iba a presentar y Nisman aparece muerto. Terrible. La clave es Stiuso. Hay que tomarle declaración ya. Cuánto tiempo le vamos a dar para prepararse. Va a desparramar ochenta pelotas para que el periodismo las siga. Va a desparramar información basura para todos lados”.
El ex fiscal de La Haya pidió hacer foco en cómo se investigó la causa AMIA, qué pasó con Nisman y cuál es la relación de Stiuso con el fiscal fallecido. Además se preguntó cómo Stiuso tenía tanto poder que el ex ministro Béliz, luego de enfrentarse con él, tuvo que irse a vivir a otro país durante diez años. “¿Cómo se maneja la SIDE? Eso es lo que a mí me da más miedo.
Terragno (Rodolfo) decía que tres veces intentó cerrar la SIDE pero no pudo porque a los gobiernos les gusta tener una caja negra para manejar plata y en el camino esa caja negra opera en Argentina haciendo cosas que no sabemos qué son”, dijo.

Crimen organizado.
Moreno Ocampo propuso retomar el proyecto de Kirchner y Béliz que reformaba la Justicia y creaba una Agencia Federal de Investigación, que iba a servir para investigar el crimen organizado, tal como lo hacen otros organismos de otros países, como el FBI en Estados Unidos.
“En América Latina tenemos crimen organizado. El ministro de Seguridad de México me decía que en los ochenta ellos ignoraban el problema del tráfico de droga, pensaban que era un problema de tránsito colombiano. Veinte años después no tenían chance de controlarlo. Esto está pasando hoy en Rosario y está viniendo a la Argentina. ¿Quién investiga esto? Nadie lo investiga. Nos va a comer el crimen organizado. No tenemos ninguna capacidad de investigar en serio”, lamentó.
En ese sentido, se mostró contrario a la búsqueda de apoyo en organismos judiciales internacionales para esclarecer la muerte de Nisman. “Para investigar el caso Nisman, hay que hacerlo acá y hay que hacerlo bien. Necesitamos un FBI, no servicios de inteligencia operando adentro. Adentro no se puede operar, eso fue lo que aprendimos en los setenta. Necesitamos un organismo que investigue a la mafia en general”, planteó.

El memorándum.
Durante el debate sobre el memorándum, aprobado por el Congreso en 2013, Moreno Ocampo asistió a la AMIA y la DAIA en el estudio de la propuesta, a la que finalmente ambas entidades se opusieron. “El memorando de entendimiento no dice que Irán no es (el responsable del atentado a la AMIA). No tiene ningún elemento que implique impunidad para los iraníes. El memorando es un mecanismo para que Irán coopere. Yo (como fiscal de La Haya) investigué el genocidio en Sudán. Entonces, con quién fui a hablar, con el presidente de Sudán, que era el acusado por el genocidio”, ejemplificó.