“No son claros los reclamos” dicen desde el gobierno

En sintonía con los dichos del gobernador Jorge, de que los docentes al menos “modificaron un poco” sus reclamos, desde el Ejecutivo provincial reclamaron que la Intersindical haga pública su propuesta para poder retomar el diálogo a través de la mesa paritaria.
Los 28 puntos de aumento en la pauta salarial para los estatales le significa al Estado provincial más de mil cien millones de pesos y cada punto en discusión son 40 millones. Este es el panorama económico que maneja el gobierno provincial con relación al conflicto con la Intersindical.
Fuentes oficiales dejaron en claro que, a diferencia de Utelpa, los otros gremios estatales “no son claros a la hora de hacer los reclamos”, situación esta que “nos impide entablar una negociación clara”.
Desde el Poder Ejecutivo se remarcó que en febrero, cuando comenzó la paritaria estatal, la postura gubernativa era fijar una pauta del 23 por ciento anual, que luego se llevó al 26 y terminó siendo del 28 por ciento. “Pero si tomamos una familia tipo, ese aumento del 28 por ciento más los correspondientes a las asignaciones familiares, lleva la recomposición al 31 por ciento, que es una cifra respetable y a tono con los porcentajes que se manejan en los gremios privados”, resaltó la fuente oficial.
“No sabemos que quieren (los gremios de la Intersindical), si acercar posiciones y arreglar o seguir con el conflicto. Leemos a través de la prensa que sus dirigentes dicen que tienen propuestas, pero cuando están en la paritaria al ofrecimiento del 28 por ciento responden con que esa cantidad sea aplicada en el primer semestre”.

Inflación.
En el Ejecutivo provincial también plantean el dinamismo de la economía nacional: de un comienzo de año con inflación del 4 por ciento, a un aumento de precios que no superó el dos por ciento en abril. “Siempre dijimos que en el segundo semestre queríamos monitorear la economía junto a los gremios, pero nos parece un poco fuera de lugar pretender hacerlo en junio, cuando lo indicado sería volver a reunirse en septiembre u octubre, donde el panorama estará más claro”.
“De lo que ellos piden a lo que se puede pagar, estamos muy lejos”, afirmó la autoridad del Ejecutivo.
Desde el gobierno indicaron que el último paro de la Intersindical, el miércoles y jueves pasados, “no tuvo mucha repercusión” en Casa de Gobierno, lo que relativiza el predicamento de los dirigentes sindicales con sus bases.
“Eso se puede ver en las asambleas, donde están los dirigentes y hay 30 empleados, solamente”.
Según la fuente gubernativa, la semana pasada el paro estatal “no se sintió” en Bienestar Social, en la Secretaría General, en Canal 3, en Gobierno, Rentas y Contaduría, tampoco fue significativo en las dependencias del interior provincial.
Este miércoles, los gremios estatales definirán cómo sigue el plan de lucha en reclamo de una recomposición salarial que contemple el pago de la pauta anual anticipada a junio y el pase el básico de sumas no remunerativas, además de cuestiones referidas al plano laboral que debe ser analizadas por las paritarias sectoriales
De acuerdo a lo anticipado por fuentes gremiales, la “bronca” imperante en las bases llevaría a agudizar el conflicto y disponer de un paro de 72 horas, a realizarse en la primera semana de junio.

Entre el bloqueo y la cláusula gatillo.
¿Qué pide la Intersindical? Que gran parte del 28 por ciento de la pauta salarial anual para los estatales se concentre en el primer semestre y que en los últimos seis meses del año se analice el comportamiento inflacionario de la economía y la progresividad del blanqueo al básico de sumas no remunerativas.
La negativa del gobernador Jorge a convocar a los estatales a paritarias y la negativa de estos a aceptar la pauta salarial decidida por el Ejecutivo, es lo que bloquea las negociaciones. Sin embargo, extraoficialmente, desde ambas partes se reconoce que no es tanta la distancia entre cada postura y que si mediara el diálogo se podría llegar a un entendimiento.
De lo que LA ARENA pudo conversar con sindicalistas, si el Ejecutivo, por ejemplo, decide pagar un porcentaje superior al 19 por ciento de las dos primeras cuotas, el resto podría quedar para el segundo semestre de 2014, más la ejecución de la cláusula gatillo por la cual los paritarios volverían a reunirse en septiembre para evaluar la marcha de la economía y, como tercer elemento, la discusión sobre cómo se fija un cronograma que permita en el término tentativo de dos años la incorporación al básico de las sumas en negro.
“Estamos ahí de un entendimiento”, planteó un sindicalista estatal, quien si embargo se encargó de dejar en claro que “toda propuesta oficial, sí o sí debe pasar por las bases”.
“No queremos derrotar al gobierno, no estamos en ninguna cuestión política, simplemente llevamos la demanda de los trabajadores que quieren ver cómo mantienen el poder adquisitivo”, agregó el gremialista, que este miércoles analizará con sus pares de la Intersindical cómo continúa el plan de lucha del sector estatal.