Nuevo Humanismo inaugura hoy su “Parque de Reflexión”

"MENSAJE DE SILO" EN ANGUIL

En el kilómetro 582 de la ruta nacional n° 5, el Nuevo Humanismo, o Siloismo, desarrollará una serie de actividades, que incluye mostrar a los que concurran el nuevo espacio de reflexión. Juan Carlos Echeveste, explicó que la corriente espiritualista que se desarrolló a partir del ideario de Mario Rodríguez Cobo (“Silo”), “viene a unir la ciencia con la mística”.
El siloismo nació en la Argentina en los años ’70, y Echeveste contó que ellos “fundamentan que “la ciencia no hubiese podido avanzar en la fe en los descubrimientos; ni tampoco lo místico suelto o aislado de la experiencia del ser humano en su realidad cotidiana, porque necesita de pruebas de que es posible.”.
Indicó que “el movimiento que forma parte del nuevo Humanismo o Humanismo Siloista, corriente de pensamiento y acción que nace en los 60 y se expresa en más de 100 países del mundo, es mucho más que la expresión política que se conoce como Partido Humanista. Esta corriente que es el Nuevo Humanismo, propone una nueva forma de vivir: es una filosofía de vida, una nueva forma de verla”.

Respuesta a crisis existencial.
Agregó que “propone la transformación interna del ser humano a través de la meditación, del estudio, de la reflexión… Esto nace en 1960 cuando Silo lanza el movimiento en Punta de Vaca, al pié del Aconcagua, como respuesta a una crisis existencial del ser humano, donde los caminos en ese momento conducían a la violencia. Todas las propuestas de los distintos bandos políticos y sociales en pugna proponían la violencia como metodología de acción y de salida a la crisis. En cambio el Nuevo Humanismo proponía la no violencia, como único método para cambiar el mundo”.

Los parques.
Explicó que “los parques de reflexión son ámbitos preparados para que las personas aprendan la metodología de la no violencia, y poder avanzar en el auto conocimiento utilizando las herramientas (trabajos personales) de meditación y de reflexión”.
Sostuvo Echeveste que “se propone en estos lugares que cada uno aprenda a ser maestro de sí mismo, porque no hay profesores ni gurúes, las actividades se coordinan en grupos. Son los mismos participantes los que intercambiando sus experiencias, a través de esos trabajos de meditación, se nutren mutuamente y aprenden unos de otros”.
Puntualizó que “en ese ámbito hay distintos edificios con diferentes trabajos. Hay una sala preparada para la meditación, lograr el silencio y el contacto interno -cualquier persona lo puede hacer-, aún sin tener conocimiento previo de lo que se trata. Hay otro edificio que es un ámbito preparado para charlas, retiros y seminarios. En ese lugar se hacen los trabajos conjuntos, y quienes lo deseen pueden pernoctar allí. Un tercer ámbito donde se hacen los oficios, que son básicamente trabajos con el fuego y la materia, utilizando la temperatura para moldear los objetos con que se trabaja. Esto pretende recrear el desarrollo del ser humano, con el contacto con el fuego, su preservación, y la manipulación. Al ir manejando las distintas temperaturas se ha podido manejar la materia para el desarrollo evolutivo del hombre”, expuso.

Todos pueden concurrir.
Precisó que en el parque “hay distintos símbolos, con un portal de entrada, que marca una diferencia entre el exterior y el interior, y que tiene una simbología especial”.
El acto inaugural está previsto para las 15, donde se informará “del sentido y la función que tiene cada uno de los ámbitos, y cada símbolo. Luego se hará una meditación conjunta, habrá posibilidades de charlas informales, que la gente recorra el predio y lo conozca. También algún momento en que se podrán degustar una suerte de merienda”.
Echeveste dijo que se espera una presencia de más de 150 personas de toda La Pampa, del país y algún que otro extranjero. En el mundo hay unos 50 en el mundo y en Argentina con este van a ser trece”, indicó.
“Lo que quiero aclarar es que es un lugar de desarrollo espiritual, en el que participan quienes están en esa búsqueda, y naturalmente pueden tomar parte personas de todas las corrientes religiosas, o de cualquier expresión política. Lo que se intenta es ofrecer la posibilidad de superar el sufrimiento y a dar respuesta al sentido de la vida. Todas las religiones son bienvenidas, porque no tenemos un dogma cerrado”, completó.