Olor nauseabundo

Una fuerte tormenta descargó sobre Santa Rosa en la mañana de ayer, anegando calles y aumentando el caudal de los cuencos, en el norte y sureste de la ciudad. Desde las 8.45 y por espacio de unos 20 minutos, una intensa tormenta de lluvia y granizo, se descargó sobre Santa Rosa.
Las calles se vieron anegadas y en el centro de la ciudad, el agua sobrepasó los cordones, en algún momento. Una importante cantidad de desechos cloacales surgieron de la boca de registro de la esquina de Avellaneda e Yrigoyen, donde el fuerte olor hizo insoportable transitar por allí.
Lo mismo ocurrió en los barrios periféricos, donde las calles de tierra sufrieron la caída de agua, aunque la situación de los dos cuencos ubicados en los barrios Malvinas Argentinas y Villa Germinal, resistieron estoicamente el caudal de agua que recibieron, pero cuyas calles aledañas acusaron la fuerza del agua y se anegaron, especialmente las calles Dorrego y Padre Farinatti.
La calle Quinquela Martín de Villa Germinal era intransitable, aunque tuvo mejor situación por estar asfaltada y drenó el líquido más rápidamente; otro caos de agua fue la calle Tito Fuertes, desde su intersección con Raúl B. Díaz hacia el interior del mismo barrio. Al igual que con cada lluvia copiosa, la calle Santa Cruz, desde Antártida Argentina hacia Zona Norte se tornó imposible de cruzar, y una imagen similar evidenció la calle Posta de Yatasto desde Pilcomayo hasta Asunción del Paraguay, del barrio Salvador Ananía, ya que luego del agua, la cantidad de piedras y desechos que arrastró, quedó depositada en la mencionada arteria, dificultando su tránsito.
Las lluvias provocaron anegamientos también en las calles 2 de Abril y Chaplín, a una cuadra del cuenco de Villa Germinal. Muchas fueron las bocas de registro que ante la caída de agua, rebosaron líquidos cloacales, como se registró en la intersección de Gobernador Duval y Antártida Argentina del barrio Almafuerte.

Sureste.
El cuenco que también resistió el embate del agua fue el del barrio Escondido, que permitió el pronto escurrimiento de las lluvias. Así mismo, una de las calles laterales, Martin Luther King, registraba aún después de la lluvia, un río de líquido cloacal que bordeaba el lateral derecho de la arteria.
Los barrios Lowo Che y Villa Angela de Toay, junto al Inti Hue, El Faro y los Hornos de Santa Rosa, fueron los más castigados por el granizo y las calles también acusaron anegamientos de agua.