Operación de un implante de válvula cardíaca

Juan Pablo Corso, médico cardiólogo, relató la primera operación realizada en la provincia, de un implante de válvula cardiaca a través del novedoso método TAVI, cuyas siglas en inglés refieren a un “implante de una válvula a través de un catéter”. Varios profesionales participaron del mismo y la paciente intervenida a fines de la semana pasada, ya fue dada de alta.
Así lo reflejó el cardiólogo que trabaja en la Fundación Faerac de la ciudad de Santa Rosa, Juan Pablo Corso. En diálogo con Radio Noticias, el profesional relató que el procedimiento fue concretado, entre otros, por el jefe del servicio de Hemodinamia del centro privado, Fernando Nadal, donde junto a Corso, ambos médicos integran el Servicio de Cardiología, junto al profesional, Horacio Buffa.
Ellos colaboraron en el implante a una paciente, de una válvula cardiaca a través del método TAVI (implante de una válvula a través de un catéter, en sus siglas en inglés). Corso explicó que “tradicionalmente, se realiza el reemplazo de la válvula que falla por un método de cirugía tradicional, se hace una esternotomía en el tórax del paciente, se para el corazón, se pone en una bomba de circulación, se abre el corazón y se cambia la válvula. Lo novedoso es que a través de esto se puede implantar una válvula, que es similar a un implante de stent, que está muy de moda, bastante más complejo por el tamaño de la válvula respecto de lo que es el stent, pero se puede lograr a través de una punción en la ingle, sin necesidad de abrir al paciente ni parar el corazón”.

Para un grupo.
El cardiólogo informó que el procedimiento “no es para todos los pacientes, sino para un grupo importante de pacientes que tengan alguna contraindicación para la cirugía formal”. La técnica se desarrolló en distintas partes del mundo y en nuestro país, “hace un tiempo que se vienen implantando este tipo de dispositivos en pacientes seleccionados, con gran control y monitoreo de diferentes lugares, porque es una cosa muy novedosa, muy compleja y que no está universalizada todavía para todos los pacientes”.
El profesional relató que el procedimiento no retira la válvula que falla, sino que se coloca otra por encima de la afectada.
La intervención no es exclusiva del sistema público o privado, sino que la única limitación proviene de la situación puntual de cada paciente.