“Oponerse terminantemente”

AVANCES PARA CONCRETAR PORTUEZUELO DEL VIENTO

La represa fue anunciada una década atrás y podría haberse terminado hace un lustro. No sucedió y Mendoza avanza con una nueva estrategia para una obra que incidiría sobre la dinámica del río Colorado.
“La Pampa se debe oponer a todo intento de Mendoza en avanzar en la construcción de la represa Portezuelo del Viento sobre el río Grande”. El diputado Martín Berhongaray (Frepam) se mostró a favor de una actitud decidida del gobierno pampeano para “oponerse terminantemente” al megaproyecto hidroeléctrico.
Informaciones que vienen desde Mendoza alertan que el gobierno cuyano piensa en licitar la obra para el próximo mes de octubre, y para eso intentaría que sea el gobierno nacional el que lleve adelante ese proceso, salteando las intenciones pampeanas.
Berhongaray, en diálogo con LA ARENA recordó que en su momento se hablaba de poco más de 1.000 millones para Portezuelo, pero ahora y de acuerdo a las proyecciones mendocinas demandaría más de 10 mil millones de pesos.
-¿Nuevamente se conocieron noticias que hablan de avances en el proyecto de Portezuelo del Viento y La Pampa aparece ajena a la discusión?
-Y se van a seguir conociendo en la medida de que el gobierno pampeano no empiece a actuar con mayor firmeza. La misma convicción y decisión que en estos últimos meses están poniendo en la lucha por el Atuel, tienen que empezar a ponerla con Portezuelo.
-Pero el gobierno de La Pampa ha reclamado que el manejo de la represa recaiga en Coirco.
-Saben que eso no va a suceder porque Mendoza nunca lo va a permitir. Una vez que la represa esté finalizada, las autoridades mendocinas van a hacer lo necesario para que ser ellos quienes operen Portezuelo que fue lo mismo que hicieron con los Nihuiles, que hasta el año 1992 eran propiedad y los operaba el Estado Nacional.
-¿Puede garantizarse a través de un Tratado Interprovincial que la represa sea operada por Coirco?
-Pueden escribirse muchas cosas, y firmarse muchos acuerdos, pero la experiencia que tenemos los pampeanos es que cuando se refieren al manejo y explotación de los ríos, Mendoza rara vez los cumple.
-¿La Pampa solicita que los estudios ambientales sean puestos en consideración de Coirco?
-Ese es otro error de La Pampa. No se puede aceptar ningún estudio ambiental ni ninguna otra autorización administrativa de importancia sin que nuestros técnicos participen y supervisen personalmente toda la tarea, de principio a fin. Porque lamentablemente sabemos cómo trabajan muchas de estas consultoras que hacen los estudios: dicen lo que el cliente les pide que digan. Y el cliente, el que las contrató y les pagó, es la provincia de Mendoza.
-¿Piensa que las conclusiones de los estudios ambientales pueden llegar a dibujarse?
-No tengo dudas de que eso va a pasar si La Pampa no interviene activamente en esa tarea desde el inicio. No me olvido lo que hizo la consultora URS cuando evaluó el proyecto Potasio Río Colorado. Después le llovieron las objeciones y críticas de distintos especialistas porque era un mamarracho, las inconsistencias técnicas eran groseras.
-¿Cómo podría interceder la provincia de La Pampa en las evaluaciones ambientales?
-Involucrando en esos estudios a entes u organismos que actúen con seriedad e imparcialidad y nos brinden confianza a los pampeanos, por ejemplo a la Universidad de La Pampa.
-¿Entonces cuál debe ser la postura de La Pampa con respecto a Portezuelo del Viento?
-Oponerse terminantemente a esa obra mientras no cambien las circunstancias actuales. Me refiero a la anarquía y al desmanejo que existen en Argentina con el manejo de los recursos hídricos, donde las provincias que están aguas arriba hacen lo que quieren y perjudican a las que estamos agua abajo. Hasta que eso no cambie, hay que oponerse a todas las obras que sean potencialmente peligrosas porque no tenemos garantías de que no nos vayan a perjudicar.

“Una señal para la Corte”.
“Creo que fue un desacierto táctico de parte de Mendoza, y una señal que para la Suprema Corte de Justicia de la Nación no va a pasar desapercibida”, dijo el diputado Martín Berhongaray al referirse a la frustrada reunión convocada en Buenos Aires por la Subsecretaría de Recursos Hídricos de Nación.
Mientras allí concurrió el gobernador Carlos Verna, Alfredo Cornejo prefirió enviar a su vicegobernadora, con lo que quedó en claro la especulación mendocina acerca de un diálogo que propone y no lleva adelante. “Viene a confirmar lo que siempre ha dicho La Pampa, y es que nunca se pudo alcanzar un entendimiento para la utilización equitativa del río por la falta de voluntad de Mendoza de establecer canales de diálogo conducentes. No nos olvidemos que el fallo de 1987 exhortó a las provincias a celebrar acuerdos de cooperación, y ese punto nunca se cumplió, recordó.
El legislador sostuvo que un diálogo a medias “así como lo propone Mendoza no sirve. La Pampa no puede tomar ningún camino que signifique demorar la decisión final de la Corte. Necesitamos que cuanto antes haya sentencia. Si Mendoza quiere dialogar, ese diálogo sólo se puede permitir en el ámbito de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dentro del marco del juicio que ya inició La Pampa, bajo la estricta supervisión de los Ministros de la Corte, y tiene que fijarse un plazo muy acotado para llegar a un acuerdo”.
Berhongaray finalizó diciendo que “si vencido ese plazo no se llega a un entendimiento, La Pampa tiene usar ese elemento para apurar el dictado de la sentencia”.