Ordenan detener a Villarreal

Un joven condenado por ocasionar un siniestro vial y violar una restricción de manejo, no asistió a una audiencia judicial y tampoco estaba en su domicilio cuando fueron a notificarlo. El juez Néstor Ralli ordenó su captura.
Martín Andrés “El Chip” Villarreal (34) está siendo buscado por la Policía de La Pampa, luego de que el juez Néstor Ralli ordenara su captura por desobedecer una orden judicial. En un juicio abreviado celebrado el 25 de abril, el muchacho fue condenado a 2 años y 6 meses de prisión por haberle causado lesiones graves a un automovilista y haber desobedecido una inhabilitación para conducir. También se lo inhabilitó para conducir durante 4 años. Pero en la última semana, Villarreal volvió a fallarle a la Justicia.
El 25 de abril de 2014, el fiscal Andrés Torino y el defensor Andrés Olié acordaron aplicar el procedimiento de juicio abreviado para Villarreal. Por la naturaleza del hecho, le solicitaron al juez de control Ralli que lo condene por el delito de “lesiones graves culposas ocasionadas por la conducción imprudente, negligente, inexperta, o antirreglamentaria de un vehículo automotor en concurso real con el delito de desobediencia judicial”. Ese día también se fijó fecha para una nueva audiencia que debía celebrarse el 20 de mayo. Sin embargo, nunca se realizó por la inasistencia de Villarreal.
“Ante la inasistencia, un oficial fue a buscarlo en reiteradas oportunidades al domicilio donde había fijado su residencia, pero el muchacho no estaba. Está claro que no respetó el domicilio, por eso ordené su detención”, dijo ayer a este diario el juez Néstor Daniel Ralli. Desde el Ministerio Público Fiscal informaron que el condenado “tampoco atiende el teléfono” y que “ni siquiera su defensor pudo comunicarse con él”.

Reincidente.
El 13 de agosto del 2013 a las 23.40 Villarreal conducía un Renault Megane III, sin patente, por la avenida Spinetto, de sur a norte, y a excesiva velocidad. Al llegar a la esquina de Carlos Gardel, embistió a un Chevrolet Vectra que era conducido por Julio Orestes Rivero. La violencia del impacto le provocó a este último un traumatismo de hombro izquierdo con luxación, acromio clavicular, contusión de rodilla izquierda con hematoma en región interna de codo, y antebrazo derecho, contusión y excoriación en cadera y glúteo. Según la Justicia, se le atribuye haber desobedecido la inhabilitación de conducir impuesta por el juez de control Daniel Sáez Zamora.
Por otra parte, el 30 de enero de este año a las 3.25, “El Chip”, como es conocido en Santa Rosa, fue interceptado por un agente de policía en la esquina de avenida Luro y Andrada. Estaba conduciendo un Peugeot 207 que no tenía chapa patente delantera. Dos semanas después, el miércoles 14 de abril, Villarreal quedó detenido porque se constató que había violado una restricción para conducir. En esa oportunidad también se le allanó la vivienda y constató que el muchacho había sacado un carné de conducir en la provincia de Córdoba.