Otro incendio en el relleno sanitario

El fuego volvió ayer a encender la alarma en Santa Rosa, luego de que se quemara, por segunda vez en menos de un mes, la parva de basura más grande en el relleno sanitario. Ayer a las 16 una densa columna de humo negro podía verse en el cielo, hacia el noroeste de la ciudad, y no fue difícil adivinar que las llamas estaban, otra vez, afectando al basural.
Para sofocar el siniestro se utilizaron las maquinarias municipales que están en el lugar y también acudió una dotación de bomberos que durante varios minutos echó agua sobre la parva. Además estuvo presente el secretario de Obras Públicas de Santa Rosa, Mario Cortina.
Los Bomberos no saben hasta el momento cuáles son las causas que originaron el fuego aunque no sería extraño que se haya iniciado accidentalmente debido a las altas temperaturas. Quizás la clave para determinar qué pasó pueda estar en las cámaras de seguridad instaladas en el lugar.
La columna de humo recordó la tragedia que atravesó la cooperativa de recicladores que está instalada en el relleno. El 11 de diciembre pasado, se quemó la parva más grande del basural y las llamas llegaron, por la acción del viento hasta los galpones en donde trabajan todos los días 23 personas realizando la separación de los residuos para su posterior reciclaje. Los daños fueron totales: se quemaron dos prensas, la cinta transportadora, y otras herramientas además de una gran cantidad de material que ya estaba listo para ser vendido (por un valor de 70.000 pesos).
Tras la tragedia, el municipio le dio un subsidio a los recicladores para que pudieran pasar las fiestas y compró una prensa para reiniciar las actividades cuánto antes.

Dentro de la Emergencia.
Por otra parte, el intendente Leandro Altolaguirre resolvió ad-referendum del Concejo Deliberante modificar el artículo 1° de la Ordenanza N° 5322 (promulgada el 26 de noviembre de 2015) con el objetivo de ampliar la Emergencia Sanitaria e incluir al relleno sanitario entre las zonas más criticas de la ciudad.
Con la modificación del intendente, el artículo pasó a decir: “Declárase la Emergencia Sanitaria en la Ciudad de Santa Rosa comprendiendo el sistema de agua potable, desagües cloacales, pluviales, disposición de las aguas de lluvia y freáticas, y disposición final de residuos sólidos urbanos, con el objeto de proporcionar celeridad y ejecutividad a los procedimientos administrativos necesarios para implementar las medidas pertinentes a fin de resguardar la salud de la población”.
“La modificación se produce en virtud de que el Relleno Sanitario de esta ciudad, ha llegado al fin de su vida útil, ya desde hace años y no cumple con el objeto para el cual fue diseñado y creado, que consiste en el confinamiento de los residuos sólidos urbanos en recintos estancos compactados y cubiertos hasta alcanzar estabilización sin perjudicar a la salud de la población ni al medioambiente”, justificó Altolaguirre.

Una chispa provocó un incendio en Toay
Una chispa que saltó del escape de una maquinaria provocó ayer por la tarde un principio de incendio que en cuestión de minutos se extendió por un establecimiento rural ubicado cinco kilómetros al oeste de la localidad de Toay. Al lugar concurrió cerca de las 20 una dotación del cuartel de Bomberos Voluntarios de la localidad que minutos antes había estado colaborando en el siniestro que afectó al relleno sanitario de Santa Rosa.
Las llamas no solo afectaron las pasturas del campo en donde se originó el fuego sino también a varios ejemplares de caldén muy cercanos a los alambrados. Ayudado por el viento, el fuego quemó los cercos de siete hilos y se pasó hacia otros cuadros en donde había vacas que de milagro no se vieron afectadas por el humo gris que podía verse desde Santa Rosa. Al cierre de esta edición, no se sabía la cantidad exacta de hectáreas quemadas. Seguramente hoy, utilizando la tecnología de las imágenes satelitales, los brigadistas podrán calcular los daños.
Los que sí sufrieron las consecuencias del calor, el humo y las lenguas de fuego fueron las aves silvestres que habitan en ese lugar: no fue raro ver en medio de los senderos que llevan de un campo a otro a perdices achicharradas, quemadas hasta la negritud.
Para que los Bomberos puedan trabajar con premura, algunos propietarios de los campos aledaños abrieron las tranqueras y se sumaron al trabajo de los brigadistas con palas.