Otro derrame cloacal en Santa Rosa

El problema de los derrames cloacales en Zona oeste Quintas no es una situación nueva. Los primeros conflictos se iniciaron a mediados de este año, con taponamientos de la cloaca, según informaron oportunamente los funcionarios municipales.
Así mismo, la situación volvió a repetirse como lo hizo en mayo, por estos días. Los vecinos, agotados de realizar reclamos y pedir soluciones definitivas, advirtieron nuevamente sobre la situación.
Desde la calle Posta de Yatasto al 1.100, se encuentra una importante pérdida de líquido cloacal que recorre unas cinco cuadras, inundando de materia fecal el interior de los domicilios y forma una laguna en su encuentro con la calle Río Negro. Algo similar ocurre sobre la calle paralela hacia el oeste, Niñas de Ayohuma, donde los fétidos derrames no dejan indiferente a nadie.
Durante las primeras denuncias del problema, los representantes comunales se hicieron presentes en la esquina de Posta de Yatasto y Santa cruz y en diálogo con la prensa, informaron que "se trabajó en la calle Santa Cruz, que de por sí es complicada porque no tiene pendiente natural. Se solucionó la pérdida de forma provisoria porque había ladrillos en la cañería; no sabemos si los tiraron adrede o sólo por desconocimiento", había reconocido el director de Agua y Saneamiento, Nicolás Echevarría.
Según el funcionario, la solución provisoria se dio porque no se pudieron retirar los restos indeseables del interior del caño que transporte el líquido cloacal, sino que "se acomodaron de tal forma que permitan el paso del líquido". Sabiendo que igualmente el colapso se volverá a producir, dijo que aguardaban el repuesto que requería la máquina que logrará aspirar estos restos y dejar así, despejada la cloaca para el libre paso de líquidos y desechos.
Con respecto al vertido de estos materiales que perjudican a los vecinos, Echevarría especuló con que "sea algo que ocurre por desconocimiento o por el solo hecho del daño".