Otro desborde en el Butaló I

Los vecinos del barrio Butaló I amanecieron ayer envueltos en un fuerte olor a cloacas y con el área comercial del barrio anegada por aguas servidas. Otra vez rebalsaron las tuberías pese a que la comuna encaró un ambicioso plan de obras que, al menos por ahora, no ha dado resultados en esa zona.
Los líquidos cloacales, como en otras tantas oportunidades, inundaron ayer la parte central del barrio, en el área destinada a comercios y oficinas y a escasos metros de la iglesia del Butaló. Las aguas pestilentes brotaban directamente de las instalaciones donde funciona la administración del consorcio barrial.
Operarios de la municipalidad trabajaron desde el mediodía pero al menos hasta la tarde-noche de ayer no habían conseguido solucionar el problema.
La situación no es nueva. Héctor Iturrioz, secretario de Consorcio de Administración del Butaló I, le dijo a LA ARENA que cada 10 ó 15 días “vienen a destapar, entran con máquinas grandes y hay que aguantar el olor por horas” y aún así esta vez la prevención no funcionó, porque igualmente terminó desbordando.
De hecho, desde mediados de febrero la municipalidad -a través de la empresa Jubete- viene llevando adelante el recambio total de tuberías, para sacar las viejas cloacas de asbesto cemento y colocar en su lugar caños plásticos y de mayor tamaño. Semanas atrás, el propio director de Hidráulica de la comuna, Nicolás Echevarría, le había dicho a este diario que las obras avanzaban “muy bien” y que ya se notaban “las mejoras”.