Otro intento de asalto en banda a una combi

COMO A MORO

Un micro de la empresa “Pony” circulaba por el barrio Néstor Kirchner cuando desconocidos comenzaron a lanzarle piedras para que frenara la marcha. Cuando el conductor se bajó, fue abordado por dos menores que luego quedaron detenidos.
Los agentes de la Seccional Primera detuvieron a dos menores, sospechados de intentar asaltar al chofer de un colectivo de la empresa Pony y a una pasajera, el miércoles a la mañana en el barrio Néstor Kirchner de Santa Rosa.
El subcomisario Juan Carlos Méndiz dialogó con los periodistas del Aire de la Mañana (Radio Noticias) y relató lo sucedido. “El hecho ocurrió a las 9.45 en la esquina de Enriqueta Schmidt y Sergio López cuando el conductor del colectivo de la empresa Pony detuvo su marcha ya que dos adolescentes, de 13 y 15 años, le tiraron piedras al micro”, expresó el efectivo. Y amplió que por esta razón el chofer se bajó.
Los primeros trascendidos indicaron que el conductor logró encerrar a los menores en el interior del colectivo para llamar a la Policía. Méndiz dio otra versión. “Estamos investigando qué pasó pero aparentemente los adolescentes se subieron al micro: uno de ellos sacó un cuchillo y amenazó a una de las pasajeras para que le entregue dinero y los elementos de valor que traía encima”, explicó. Y añadió que, por este motivo, el conductor salió en defensa de la mujer y llamó a la Policía.

Por los techos.
Al ver a los uniformados que llegaron al lugar, los menores se escaparon por los techos de las viviendas lindantes. Dos agentes de la Seccional Primera persiguieron a los adolescentes que fueron “acorralados” en el patio de una de las casas. “Los policías llegaron a acorralar a los fugados, comenzaron a forcejear con los agentes y uno de los menores sacó un cuchillo por lo que en la pelea uno de los efectivos terminó con un brazo esguinzado”, dijo Méndiz. Y añadió que los menores fueron detenidos y trasladados a la Seccional Séptima del Menor para ser restituidos a sus padres. El agente herido se encuentra en buen estado de salud, indicó.
El efectivo entrevistado aseguró que nunca tuvieron episodios de estas características en el barrio como así tampoco en Santa Rosa. “No registramos este tipo de hechos ni en el barrio ni en la ciudad”, completó el efectivo.
Este intento de asalto se asemeja a la modalidad de hecho delictivo que sufrió el subsecretario de Adicciones, Roberto Moro, quien fue asaltado por cinco jóvenes cuando iba a cenar a la casa de un amigo en Toay. Los desconocidos le pegaron tres puntazos, uno muy cerca de una arteria. La modalidad fue ciertamente curiosa: los sujetos, para frenar la marcha del vehículo que conducía, fingieron un accidente.