Otros seis focos de incendio por tormentas eléctricas

Seis nuevos incendios se generaron el domingo por las tormentas eléctricas que afectaron a la provincia de La Pampa. Según el director de Defensa Civil, Gustavo Romero, los fuegos están concentrados en los departamentos de Utracán, Lihué Calel y Loventué.
“Hay focos de incendio al oeste de Quehué, al sur del Durazno, al sur de Jagüel del Monte -que está controlado-, y también un particular siniestro a 15 kilómetros al oeste de El Carancho, a la vera de la ruta 152, que tiene dos cabezas y se inició por dos rayos distintos. Los dos focos más recientes están afectando establecimientos agropecuarios ubicados al norte de Cuchillo Có y en cercanías de Pichi Mahuida. Este último fue controlado por los productores rurales de la zona”, dijo Romero.
El jefe de DC agregó que el incendio que estuvo afectando las localidades de Jacinto Arauz, en cercanías del Meridiano V, está en guardia de cenizas. “Este fuego es el más grande que tuvimos en lo que va de la temporada. Se quemaron más de 55.200 hectáreas y el humo afectó varias localidades aledañas. Por suerte no tuvimos que lamentar importantes pérdidas materiales”, relató.
Para la jornada de hoy, dos aviones hidrantes de Defensa Civil fueron enviados a General Acha para así tener un punto estratégico de referencia geográfica entre todos los fuegos activos.

La ciudad.
Tras una jornada de trabajo extenuante durante todo el domingo, los Bomberos de Santa Rosa debieron acudir ayer a sofocar tres focos de incendio que afectaron distintos puntos de la ciudad. La primera salida fue a las 11.20, cuando los brigadistas debieron acudir a un patio de una vivienda ubicada en la calle Villegas al 28, sitio donde se quemaron pastizales en un terreno de 15 metros por 20.
El segundo incendio ocurrió casi en simultáneo al primero, en la intersección de Balbín y Trenel. En este caso se consumieron dos hectáreas de pastizales. Finalmente, cerca de las 15.40, fue reportado otro siniestro al afondo de la calle Pilcomayo, en inmediaciones del relleno sanitario donde ardieron 5 hectáreas de pastos.