Para Ctera, Nación pretende “desnacionalizar” la educación

EDUARDO LOPEZ Y LA LUCHA POR LA PARITARIA NACIONAL

El dirigente nacional recordó que como ocurrió en los ’70 con las escuelas y en los ’90, con los secundarios, el gobierno de Cambiemos busca transferir toda la responsabilidad de educar a las provincias.
El secretario gremial de la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), Eduardo López, afirmó ayer que el gobierno del presidente Mauricio Macri se encamina a dar de baja el Ministerio de Educación de la Nación. Para el dirigente porteño, la negativa de la Casa Rosada de abrir la paritaria nacional, van en línea con las medidas de desnacionalización y provincialización del sistema educativo que llevaron a cabo la última dictadura militar en los setenta y el ex presidente Carlos Menem en los noventa.
López estuvo en Santa Rosa a días de las elecciones que definirán la conducción de la Utelpa, el gremio docente pampeano. El miércoles, junto a la secretaria adjunta de ese sindicato, Lilia López, estuvo en CPEtv, invitado al programa La Parte y el Todo.
El también secretario general del gremio docente de la Capital Federal recordó que la paritaria nacional se abrió hace diez años y que el gobierno de Cristina Fernández amagó con no abrirla en el año 2014, situación que se revirtió a partir de la protesta docente. “La paritaria nacional es una mesa de diálogo entre el ministro de Educación de la Nación, los ministros de los 24 distritos y las organizaciones gremiales nacionales, que representan a los docentes. Veníamos bien, trabajando. No estábamos en Suecia, estábamos muy lejos, pero se trabajaba, había diálogo y la paritaria estaba abierta. En 2016, ya con el gobierno de Macri, hubo una paritaria a medio término y este año, el gobierno decidió discontinuarla”, explicó.
-¿Qué se discutía allí?
-Se discuten los fondos de Nación y las provincias para las escuelas y los salarios docentes. Pero el presidente en un momento dijo: “No, los maestros de Catamarca dependen de la gobernación de Catamarca, como los médicos, la policía y los estatales. Que se arregle la gobernadora de Catamarca”. Y así con el resto de las provincias. Con esto omitió el artículo 14 de la Constitución Nacional que garantiza el derecho de enseñar y aprender en todo el país, y omitió la Ley de Financiamiento Educativo. No hay una ley de financiamiento médico, policial o estatal, pero sí una de Financiamiento Educativo. En La Pampa, a todos los maestros, un poco del salario lo paga el gobierno nacional a través del Fonid (Fondo de Incentivo Docente), esto no se da en el caso de policías y los médicos.
-¿Con los programas educativos pasa lo mismo?
-Las netbook de Conectar Igualdad las ponía la Nación, los miles de jardines de infantes que se comprometieron a levantar, también los financia Nación. Prometieron tres mil en todo el país. Están en construcción cien. El problema es que la plata de Nación para educación no está llegando a las provincias, porque el gobierno actual tiene una concepción educativa desnacionalizada y provincializada. Ctera tiene una concepción educativa, nacional y federal. Son dos conceptos. Desnacionalizado y provincializado es lo que impulsó en su momento -salvando las distancias, por supuesto- la dictadura militar, que transfirió las escuelas primarias a las provincias pero no transfirió la misma cantidad de fondos; y también el menemismo en los noventa, que transfirió los colegios secundarios. El macrismo transfirió las paritarias, los programas socioeducativos y que cada uno se arregle. Son tres transferencias. ¿Cuál es la línea histórica de Ctera? La de Manuel Belgrano, la Ley 1420, el artículo 14 de la Constitución y la Ley de Financiamiento Educativo, que dice que hay una confluencia de financiación entre las provincias y la Nación. Ellos defienden otro concepto y ese es el eje de conflicto. Ellos quieren desentenderse de la educación hasta llegar a que no haya Ministerio de Educación de la Nación.
-¿Qué consecuencias tiene el cierre de la paritaria nacional?
-Volvimos a cuando no había paritaria. En los noventa. Cuando las realidades de la educación en cada provincia eran distintas. Capital Federal pagaba los salarios docentes en pesos y, cruzando la Avenida General Paz, la provincia de Buenos Aires, pagaba con patacones. Capital tenía primaria y secundaria y los bonaerenses tenían EGB y Polimodal. Las diferencias salariales eran de 1 a 8, ahora son de 1 a 3, de 1 a 2. En 2003, Entre Ríos no tenía clases, San Juan tampoco. Fue cuando se registró el máximo de provincialización y desnacionalización. Todo esto fue previo a la apertura de la paritaria nacional que se acordó en 2005 y comenzó a funcionar en 2007.
-¿La concepción nacional de la educación está vigente en la sociedad?
-Sí. El maestro sabe que la bandera de la escuela, es la bandera argentina, y el himno que se canta, es el de Argentina. Rige todavía el viejo espíritu de la Ley Nacional 1420. Sarmiento pensó en una educación nacional. Por eso la reacción de los docentes este año fue la de realizar diez paros nacionales, con una marcha federal educativa que fue la más numerosa protesta de este año.
-Pareciera que el gobierno nacional les va ganando las batallas de una en una y que hoy la paritaria nacional docente ya no forma parte de la agenda.
-El gobierno tuvo éxitos electorales, pero todavía no tuvo grandes éxitos sociales. Exito social es que no hubiese habido lucha, ese éxito lo tuvo el menemismo cuando ganó las luchas contra los ferroviarios y los telefónicos al privatizar Entel y Ferrocarriles Argentinos. Este gobierno no pudo poner jueces en la Corte por decreto, ni hacer el tarifazo todo junto, como pretendía en marzo del año pasado. Por eso ahora ponen las cuotas. No digo que estén retrocediendo, sino que no están haciendo todo lo que querían. Si no avanzan más, como en Brasil, es porque estamos organizados.