“Para generar transformación”

JORNADA DE FOMENTO DEL VOLUNTARIADO EN DAFAS

De forma abierta a la comunidad, Dafas y el Instituto de Seguridad Social (ISS), organizaron una jornada con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, para promover no sólo la cuestión asistencial en las tareas de voluntariado, sino también “para generar transformación e impacto social en la comunidad en que interviene, con el afán de empoderarla”.
Para ello, Ana María Zanotti, presidenta de la Coordinación Institucional de Voluntarios Hospitalarios de la República Argentina (Civha) y Bárbara Kuss, directora ejecutiva de Fundación Huerta Niño. Ambas llegaron a la capital pampeana, invitadas especialmente por su experiencia en la trayectoria en la organización y promoción del voluntariado.
En diálogo con LA ARENA, Zanotti explicó que “Civha es la organización que nuclea a todos los voluntarios hospitalarios de la Nación hace 51años, con comunicamos con todo el voluntariado nacional, hacemos encuentros, cursos y estamos en contacto siempre para que si necesitan algo, los podemos ayudar. El voluntariado hospitalario es muy complicado, tenemos que tener un reglamento, un estatuto para trabajar todos de la misma forma y para no cometer ningún error”, señaló.
Agregó que “cuando tratamos con enfermos, nosotros no sabemos de medicina, ni enfermería; así que les debemos respeto a los pacientes, a los profesionales médicos y nosotros realizamos nuestra tarea. El director del hospital es quien nos avala para realizar ese trabajo: si algún nosocomio no tiene voluntariado, lo solicita directamente a Civha”, indicó.

Voluntarios.
Zanotti explicó que “nosotros hacemos un poco la tarea del familiar ausente, llevarle ropa, toallas, jabón, escucharlos, llamar a algún familiar que a veces no viene, compartir con ellos, dialogar, leemos algún libro si quieren. Solemos recomendarles que hablen con los médicos, les decimos que no tengan miedo. Hay personas que no nos quieren hablar, se tapan la cara y seguimos”, aseveró.
“Nosotros les tenemos mucho respeto: no hablamos de religión; cuando hablan de su afección, escuchamos pero no opinamos. Eso es lo que hacemos todos los días, hay que disponer de tiempo, ganas, y a veces nos dan más ellos que nosotros a ellos”, culminó Zanotti.

Huerta.
Kuss contó que “Fundación Huerta Niño existe hace 17 años, construyendo huertas en escuelas rurales primarias y básicamente, buscamos ayudar a los chicos a diversificar su dieta y que puedan alimentarse mejor. En principio, el voluntariado estaba lejos del proyecto, porque nosotros necesitamos que la comunidad se adueñe del proyecto y no que sea de alguien externo, pero como acompañamos a esta comunidad durante un año o año y medio de la ejecución, solemos intervenir con voluntarios en aspectos de constructividad del proyecto, que la comunidad sola no puede”.
La organización sin fines de lucro, trabaja para aliviar la desnutrición y malnutrición infantil, contribuyendo a consolidar los objetivos de desarrollo sustentable.

Compartir