“Para que no nos torturen ni nos maten”

EL PODER PARA CAMBIAR LA REALIDAD: DESDE VILLA ZAVALETA A AMERICA LATINA

Vecinos de Villa Zavaleta comenzaron un camino de transformación para mejorar su estilo de vida. Hace 12 años formaron La Poderosa y posteriormente expandieron sus actividades en todo el territorio argentino y parte de América Latina.
La Poderosa es un movimiento social y político que inició su camino movilizador en Villa Zavaleta, al sur de Capital Federal, en octubre del 2004, con la intención de transformar el barrio, para más tarde enfocarse en diversos territorios a través de actividades como educación popular, cooperativas de trabajo, talleres de oficio, centros de jubilados y centros culturales. Bajo una lógica asamblearia, los vecinos de aquella Villa se movieron por la misma causa: La realidad.
Uno de los integrantes de la cooperativa fue entrevistado en Radio Noticias, y se refirió a varios temas que, generalmente, quedan al margen de los grandes medios de comunicación. Alzando la bandera de Villa Zavaleta, el entrevistado contó que “el movimiento es político porque entendemos a la política como la herramienta para cambiar la realidad. Nosotros estamos por fuera de una estructura partidaria, no somos ningún partido, sino una articulación formada por 45 asambleas de distintas Villas, no sólo en Argentina, sino también en América Latina, con réplicas en muchísimas villas de Capital Federal, en otras provincias del país, en México, Uruguay, Paraguay, Brasil, Colombia”.
La necesidad de cambiar la realidad, esa realidad que a ellos no les gustaba, ni gusta, por ser desigual, los llevó a creer que “era imprescindible transformar, a partir de actividades, cooperativas, o talleres de oficio, que surgen de la necesidad”. Esa necesidad de cambiar la realidad, hizo que hace seis años surgiera “La Garganta” el brazo literario cooperativo del movimiento social y político La Poderosa.
“Era necesario tener un medio propio”, expresó el vocero y añadió que “no fue un fin para que nos hagan notas para vender cada vez más ejemplares y hacer un periodismo amarillo, para que nos aplaudan, para que nos entreguen premios. La Garganta es un medio para la urbanización de nuestros barrios, para que no nos torturen, ni nos maten, y no desaparezcan más pibes”. Un medio para que realmente puedan vivir dignamente.

El colectivo.
Desde que el entrevistado inició su contacto días antes a salir al aire por Radio Noticias, se presentó siempre como “integrante del colectivo”. “Es una de las bases, para resguardar lo colectivo”, explicó el hombre y aseguró que “no es por miedo, todos saben donde nos pueden encontrar (en los barrios). No es por vergüenza, porque estamos orgullosos de este camino iniciado hace 12 años, sino que el anonimato es para resguardar lo colectivo”. Por eso, cuando hablan a nombre de la organización, salen hablando como “La Garganta Poderosa”, de paso evitan que se generen personalismos, “para romper con los egos que todos los seres humanos tenemos”, dijo y recordó -por si alguien no sabe- “no nacimos de un repollo, llevamos encima la lucha de más de 30 mil, de los pueblos originarios, seguimos un camino, una lucha de los que hasta dejaron su vida, y aprendemos de ellos todo el tiempo”.

Resistencia villera.
“La militancia nuestra no tiene que ver con procesos biológico, realmente lo van a seguir nuestros hijos, nuestros nietos. Buscamos generar bases sólidas, levantar una base que se construyó desde el fango, buscamos desestigmatizar”, dijo el entrevistado y, mirando hacia el futuro utilizó una metáfora para describir el crecimiento del movimiento: “para que un árbol crezca muy alto hacen falta 50 o 100 años, y para talarlo en poco tiempo se puede hacer”.
Para completar esa metáfora, se refirió a que “sufrimos como sociedad un terrorismo de Estado en los 70 y un estado de terror en los 90, poder transformar esto va a llevar muchísimos años. Sin embargo vemos día a día un montón de cambios a corto y mediano plazo que nos dan energía para poder seguir. Por eso, que hayamos empezado una asamblea, que hoy estemos en todo el país, que seamos más de 45 asambleas articuladas permanentemente, empezando a generar un movimiento de masas, es lo que soñamos y es lo que llevamos adelante día a día”.

La Poderosa.
Son dos los motivos por el cual los vecinos de Zavaleta eligieron llamarse de ésta manera, y el joven aseguró que “fue porque entendemos que la palabra poder, así como la palabra política, no son malas. Porque con la política nos han hecho mucho mal. Pero si la política la instrumentamos los vecinos desde el barrio, desde el pueblo, con nuestras necesidades sobre la mesa, la política se torna indispensable. Lo mismo el poder, es malo cuando es impuesto, cuando viene de arriba hacia abajo, pero si lo construimos los vecinos, ese poder es imprescindible”.
Y también así, porque “La Poderosa”, se llamaba la moto del “Che” (Ernesto Guevara), con la que el revolucionario, y su amigo Alberto Granado, viajaron por América Latina. “Sus ojos vieron un montón de desigualdades que atraviesan los barrios de América Latina y que hoy es algo similar, porque nuestros barrios, en estructura, fisonomía, siguen siendo más o menos iguales a esos años”, manifestó.

El poder de la agresividad.
En los inicios, integrantes del movimiento, tuvieron la posibilidad de juntarse con Alberto Granado, y le pidieron la llave -simbólicamente- de La Poderosa para poder continuar ese viaje transformador que había comenzado hace varias décadas atrás. Granado miró a los ojos de estas personas antes de contestar y les dijo (siempre en palabras del entrevistado) “dijo que sí, que nos la daba porque confiaba en nosotros, pero con una condición inalterable que era que jamás podíamos perder el poder de la agresividad, la agresividad en el poder de la palabra. Palabra empeñada palabra cumplida, y eso es lo que intentamos hacer nosotros día a día en nuestro camino”.

Torturas.
El 24 de septiembre, dos jóvenes de la villa 21-24, Iván y Ezequiel, sufrieron la tortura de seis prefectos que irán a juicio con carátula de robo, lesiones y torturas. “Sí, en el 2016, un chico de 16 y otro de 18 fueron torturados”, exclamó el entrevistado, y agregó “pese a que Patricia Bullrich y la Secretaría de Derechos Humanos, no se hayan enterado, a diferencia de gran parte de la sociedad. Hace pocos días, Bullrich apareció en la villa queriendo enjuagar su imagen, y un vecino fue a interpelarla y no contestó”.
El hombre reconoció además que “esto no viene desde el 10 de diciembre, entendemos que desde ese día hay luz verde, pero no es que antes eran Carmelitas Descalzas, ningún gobierno pudo, supo o quiso controlar a sus fuerzas de inseguridad”, concluyó el entrevistado, quién comentó que por casos como este, en 2013 crearon la cooperativa del control popular sobre la fuerza de seguridad, donde juntan denuncias por atropellos.

Hoy, en Santa Rosa.
Integrantes de la Garganta Poderosa estarán hoy en la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de La Pampa donde brindarán intercambiarán experiencias de trabajo con organizaciones sociales de la ciudad.
“Teniendo el cuenta el desarrollo comunicacional que ha logrado La Poderosa, invitamos a los y las estudiantes de la carrera de Comunicación Social a que se sumen a la actividad para conocer otra forma de comunicar, otra forma de expresar, alternativa y comunitaria”, informaron los organizadores del evento. La actividad se realizará a las 19 en el segundo piso del edificio de la UNLPam (Gil 353) en un aula a confirmar.
El martes a las 18 en el Sindicato de Luz y Fuerza (Sarmiento 623) se realizará una reunión con aquellas personas interesadas en colaborar y/o formar parte de la revista.

Compartir