Parodi, después del bromato

"ME CAGO EL BOLSILLO Y LA SALUD", AFIRMO EX JEFE DE BROMATOLOGIA

Angel Carlos Parodi era el jefe del Departamento de Bromatología de la Municipalidad de Santa Rosa en enero de 2011, cuando alrededor de 100 personas sufrieron una intoxicación al consumir productos de las panaderías La Posta, Crocante y El Abuelo Julio, todas pertenecientes al empresario José María Jamad. El caso estalló por esos días en la portada de los diarios locales y ocupó muchos minutos de la radio y la TV locales.
Por el episodio fueron procesados el propietario del local ubicado frente a la Terminal de Omnibus; el maestro de palas, Omar Ignacio Olmos, y el responsable de Bromatología. A los dos primeros los acusaron de los delitos de envenenamiento culposo agravado de sustancias alimenticias y expendio culposo agravado de mercaderías peligrosas para la salud. A Parodi le imputaron incumplimiento de los deberes de funcionario público, pues un fiscal entendió que demoró mucho tiempo en clausurar el comercio (72 horas).
Sin embargo, a mediados de 2014, tres años y medio después, se realizó el juicio oral y público contra los dos de los acusados con un resultado diferente para uno y otro. Jamad fue encontrado culpable y condenado a un año de prisión en suspenso. Parodi fue absuelto por falta de pruebas. Olmos se había declarado culpable mucho antes y acudido a una probation.

Retiro voluntario.
Parodi se acercó a LA ARENA y rompió el silencio. Afirmó que la pasó mal porque estar bajo proceso judicial le afectó la salud y la economía, además de llevarlo a abandonar el trabajo por la vía de un retiro voluntario, al cual, aseguró, se vio forzado, ante el temor de ser condenado por la Justicia y perder hasta el derecho a jubilarse luego de una vida de trabajo en el sector público.
“Esto saltó el jueves, el mismo día se toman todas las muestras. Se mandan a la provincia y yo envío el material a Bahía Blanca para hacer los análisis. El viernes tuve por escrito, documentado, cuál era el agente que había causado semejante intoxicación. Apenas tuve los resultados llamé a las autoridades, que en ese momento eran Elida Deanna (secretaria de la Producción) y la jueza de Faltas (Alicia Corral), el resto estaban todos de vacaciones. Ahí recibo la orden de las autoridades políticas para clausurar. Y se clausuró”, recordó.
-¿Por qué nunca habló?
-Yo en el juicio ni hablé. No hablé porque era evidente que no era culpable de nada, de acuerdo a los testimonios y a los testigos que declararon por pedido de las partes. Así que salí absuelto, pero previo a eso tuve que pedir un retiro voluntario en la Municipalidad porque, si no salía absuelto, perdía todo. Esto me cagó el bolsillo y me cagó la salud.

25 días de suspensión.
Parodi aseguró que el intendente de entonces, Francisco Torroba, lo dejó solo en aquel momento. Lo mismo dijo del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) al que acudió a solicitar asistencia jurídica y se la negaron porque el mismo estudio jurídico que trabajaba con el gremio estaba patrocinando a Jamad. “El gremio se lavó las manos olímpicamente”, consideró.
Sin poder acudir a los abogados del municipio, ni a los del gremio, el trabajador debió costear de su bolsillo los honorarios de su patrocinante. Por otra parte, se quejó de la Justicia que lo acusó de haber demorado una clausura por 72 horas y tardó tres años y medio en llevar a cabo el juicio en el que fue absuelto porque no había pruebas.
Pero su malestar mayor es con el actual intendente, Luis Larrañaga. “A los dos meses de asumir el actual intendente me inician un sumario administrativo. Fui a una indagatoria en la Dirección de Asuntos Jurídicos. Fui con mi abogado y estuve dos horas explicando paso por paso lo que había sucedido, cómo se actuó y por qué se actuó de esa manera. Un buen día, en el año 2013, me enteré que me habían aplicado una sanción que consistía en 25 días de suspensión”, recordó. El ex trabajador municipal asegura que hasta ese momento no tenía ni una mancha en su legajo. “Mi abogado apeló, pero todos los recursos fueron denegados”, recordó.

“¡Te jubilaste!”
Este año, antes de viajar a España a visitar a su hijo, Parodi tuvo un encuentro casual con el intendente Larrañaga. “Estaba en la Terminal de Omnibus y entra Luis Larrañaga con dos periodistas del municipio y viene a saludarme”.
“Qué hacés Parodi, cómo te va. ¡Te felicito, te jubilaste!” le dijo el jefe comunal. “¿Cómo que me jubilé?” -le respondió él- “me hiciste retirar. Me metiste 25 días de suspensión. Fui 20 veces a hablar con vos y nunca me atendiste. ¿Cómo venís a felicitarme?”, “¿Pero cómo 25 días?”, preguntó Larrañaga, “Me metiste 25 días de suspensión, sos un hijo de p…”. “Andá a verme, tenemos que solucionar esto”, contestó el intendente.
Tras el tenso momento, Parodi no volvió a verlo pero en febrero de este año, cuando ya había regresado a Santa Rosa, le envió una nota por escrito de la que nunca tuvo respuesta. En ella le solicitaba que le reintegre, actualizado, el importe de los 25 días de sueldo que le descontaron por la suspensión y el resto de los haberes que hubieren pendientes.