Parque infantil abandonado

La desidia municipal en el mantenimiento de los espacios públicos tiene muestras en toda la ciudad. Un buen ejemplo es el parque infantil de Emilio Mitre y Larrea. Las pintadas y la suciedad son el rasgo distintivo de ese lugar destinado a los niños pero la “atracción” especial son, sin duda, los nidos en las luminarias. Todo un detalle.

Compartir