Partidarios de Servi Trinitatis acusan a Poli de “progresista”

Partidarios de Servi Trinitatis acusaron al obispo Mario Aurelio Poli de querer “hacer desaparecer de La Pampa a los sacerdotes buenos para dar paso al progresismo”. Esos “sacerdotes buenos” son Antonio Martínez Racionero y Ricardo Latorre Cañizares, quienes fueron denunciados por someter a situaciones esclavizantes a quienes ingresaban con vocación religiosa a esa secta.
Las imputaciones contra Poli aparecen en forma de comentarios en un blog, a partir de la publicación de una carta de despedida a Martínez y Latorre firmada por 16 curas de La Pampa, representantes del sector más reaccionario de la iglesia católica.
Entre ellos figuran José Miguel Padilla, de Intendente Alvear, un sacerdote que respaldó el levantamiento carapintada del Ejército de 1987 contra el presidente Raúl Alfonsín; Héctor Cuchietti, de Realicó, quien defendió a la dictadura, y fue condenado a dos años de prisión en suspenso por el cargo de homicidio culposo, ya que el 7 de junio de 2009 mató a Juan Domingo Garro en el acceso a Rancul; y Luis Murri, de Ingeniero Luiggi, que en páginas web fue vinculado con grupos pronazis.
En ese texto, los sacerdotes parecen también apuntarle por elevación a Poli cuando dicen que “nos avergüenza y duele especialmente saber que la injusta acusación de la que fueron víctimas, se vio agravada por alguna participación y por algunos silencios cobardes”.
Los otros trece firmantes son Alejandro Piszczek, Anselmo Gáspari, Benito de la Madre de Dios, Carlos Musa, Claudio Almeyra, Damián Carpano, Gustavo Caro, Gustavo Mariucci, Hugo Pernini, Jorge Hidalgo, Mariano Cestac, Rubén Cabrera y Tadeo Mastej.
En la misma página de internet, debajo de la misiva, aparecen comentarios de fieles de Servi Trinitatis expresando, entre otras cosas, que “el obispo Poli quiere que todos lo sigan en su propósito de hacer desaparecer de La Pampa a los sacerdotes buenos para dar paso al progresismo”. Otros partidarios de Servi Trinitatis señalan que “lo lamentable es que en la iglesia sigamos teniendo obispos como Poli”, o se preguntan: “¿el obispo Poli no publica nada?
Racionero y Latorre -que se alejaron de la iglesia pampeana en los últimos meses- fueron denunciados en mayo de 2008 por un grupo de familiares de internas y ex internas de S.T. por los delitos de reducción a la servidumbre y defraudación. El planteo central fue que en el cenáculo de la calle O’ Higgins -a cargo de ellos- las jóvenes que ingresaban con vocación religiosa eran sometidos a situaciones esclavizantes, de tal magnitud, que perdían su capacidad de decisión y quedaban sometidos a la voluntad de otros.
La jueza Laura Armagno sobreseyó a los curas, luego que el Tribunal de Impugnación Penal confirmada la falta de mérito de ambos, aduciendo que todas las decisiones de las internas fueron voluntarias, que no hubo ‘lavado de cerebros’ y que los imputados no recibieron beneficios económicos.

Compartir