Pedidos por Tartaglia

DURANGO Y MARIN

La senadora pampeana Norma Durango presentó una iniciativa en el Senado para que el cuerpo declare su beneplácito por la recuperación de la nieta 125, nacida en cautiverio, apropiada en 1979 durante la última dictadura militar sufrida en el país, hija de la pampeana detenida desaparecida Lucía Tartaglia. Durango honró el trabajo de Abuelas de Plaza de Mayo y recordó la lucha de la abuela María Rosario López de Tartaglia, quien falleció sin poder encontrar a su hija Lucía y buscando a su nieta.
A su vez resaltó la tarea de la ONG que “en su 40º aniversario, continúan trabajando denodadamente para que más mujeres y varones privados de su identidad puedan conocer su verdadera historia”.
En mayo del año pasado la funcionaria pampeana reclamó al gobierno de Macri porque el Ministerio de Seguridad eliminó de su organigrama importantes áreas en Derechos Humanos y al Grupo Especializado de Asistencia Judicial (GEAJ).
Durango (PJ-La Pampa) alertó sobre el retroceso que significaba no darle continuidad a las funciones de dichas reparticiones y desaprobó la decisión: “son lineamientos generales de una política clara sobre derechos humanos y del valor que tiene la búsqueda de Abuelas para el gobierno nacional”.

Marín.
El diputado Espartaco Marín, jefe del bloque PJ, y María Soledad Sciu, presentaron un proyecto de resolución para expresar satisfacción por la recuperación de la identidad de la nieta 125 recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo e hija de Lucía Tartaglia, detenida-desaparecida durante la última dictadura.
“Una vez más celebramos por la libertad de una nueva nieta que se atreve a conocer su verdad y alentamos a todos aquellos que puedan aportar información sobre posibles hombres y mujeres que estén en la misma situación a que así lo haga”, manifestó Marín.
“En este caso particular que nos toca muy de cerca a los pampeanos, y sensible a nuestras emociones demostrando una vez más que nuestra provincia no fue una isla durante el periodo más trágico de nuestra historia”.