“Pega en lo íntimo de los pibes”

ENTREVISTA A HERNAN NAVARRO, DIRECTOR DE GROOMING ARGENTINA

“Duele pensar que con tan poco están destruyendo a los pibes desde el poder del anonimato. Hoy los pibes son nativos de la tecnología y no ven los peligros a los que están sometidos a diario. No porque no quieran, sino porque no pueden. La contraparte son los padres que se enfrentan a esta nueva era tecnológica. Hay una brecha comunicacional, hay falta de diálogo, de confianza. El Grooming pega directo en seno de la intimidad de los pibes y la verdad es que estamos muy preocupados”, dice Hernán Navarro (32), fundador y director de Grooming Argentina, la ONG que el miércoles desembarcó en La Pampa con la intención de instalar una agencia que siga de cerca el acoso sexual virtual contra niños, niñas y adolescentes en La Pampa.
-El Grooming es una problemática de la que poco se sabe, que es nueva dentro del campo legal y que desde el origen, está denominada en inglés ¿Cómo hacemos para que la gente comprenda de qué se trata y la gravedad que comprende?
– Grooming viene del verbo “Groom”, que en inglés quiere decir “acicalar” o “preparar el terreno”. Nosotros lo presentamos en tres palabras para que toda la sociedad lo entienda: el acoso sexual virtual a niños, niñas y adolescentes. Mecanismos que utiliza un perverso, un pedófilo, para obtener cualquier beneficio sexual en relación a menores de edad.
-Sin duda es una problemática que se ha moldeado con el desarrollo tecnológico, principalmente las redes sociales…
-Sí, sobre todo con el avance de la tecnología. El trabajo que tenemos desde GA tiene que ver con un rol preventivo pero también llevando un mensaje que tiene que ver con el uso responsables y adecuado de las tecnologías de la información y la comunicación. Hay que empezar a educar a los pibes desde el seno de cada familia para que detecten cuáles son las conductas saludables y cuáles no y que sean los propios pibes los que la detecten. En este sentido, llevar adelante un programa que tiene que ver con las familias conectadas para trabajar juntos.
-¿Cómo nace Grooming Argentina?
-Nace en febrero de 2014, después de la incorporación de la Ley 26904 (de diciembre de 2013) representada en el artículo 131 de código penal. Salimos a trabajar y pensar en una organización que no solo se ocupe de dar charlas. En ese camino logramos muchísimo visibilizamos una problemática, hicimos la puesta en marcha de un equipo interdisciplinario capaz de intervenir rápidamente en situaciones que tienen que ver con el Grominng desde lo legal, desde los psicológico y lo pericial. Estamos a disposición de las familias y también del Estado para la incorporación de políticas públicas. Esta es una problemática transversal que debe trabajarse con todos los actores. Actualmente estamos trabajando a nivel Mercosur y en las próximas semanas, el Parlasur va a declarar de interés general, no solo la problemática del Grooming, sino a Grooming Argentina.
-¿Qué mirada tienen sobre la Ley de Grooming sancionada en 2013?
-Tenemos una postura crítica. Entendemos que la norma es ambigua, subjetiva desde el punto de vista de aplicación penal, hay que trabajar la cuestión de fondo que es representar el bien jurídico protegido. Sin entrar en lo estrictamente técnico, creemos que no está resguardada la integridad sexual de los pibes.
-¿Qué significa venir a La Pampa para hablar de Grooming?
-Ya tenemos un trabajo con La Pampa, y son trece las provincias con las que estamos trabajando en todo el país con equipos técnicos. Con la creación de las agencia, La Pampa se convertiría en la segunda provincia en el país después de Salta en contar con una organización de este tipo, una estructura descentralizada que va a vincular acciones concretas con el gobiernos provincial.
-¿Piensa que el Grooming está dentro de la agenda política?
-Hasta hoy no. Por eso venimos golpeando puertas para que esto se transforme en una política pública. El 50 por ciento del trabajo, lo hicimos en el 2014 cuando detectamos una problemática que se estaba instalando en la Argentina. Hay que trabajar con datos duros, estadísticas, cifras y hoy no hay casi nada. Si bien ahora Unicef arrojó en el informe “Chicos Conectados” en el que señala que el 80 por ciento de los pibes atravesó al menos una situación de violencia, no hay una estadística elaborada por el Estado para saber dónde estamos parados.
-¿Cuánta gente trabaja hoy en GA?
-Tenemos 30 personas en el equipo técnico interdisciplinario, referentes en 13 provincias y voluntarios. Este año elaboramos un convenio con la Universidad de Buenos Aires para dar capacitaciones y con los Scouts, que nos aporta un recurso humano de 72.000 pibes. También la Universidad Siglo XXI que nos aportó 53.000 futuros profesionales: hay dos asignaturas que a ellos les toca cumplir con un trabajo territorial.
-¿Cómo se financia la ONG?
-Hace dos años que estamos y no hemos recibido ni un mango. Esto es pura vocación de trabajo por los pibes. De hecho abrimos una cuenta hace 15 días. Sí con el apoyo de compañeros que entienden que esto lo tenemos que hacer por y para los pibes. El equipo de profesionales que tenemos saca dinero de sus bolsillo para que esto funcione. Y es de ahí desde solventamos todo el aparato y el andamiaje que estamos sosteniendo.

Conectados: el mapa de Unicef.
El 80% de los niños, niñas y adolescentes de Argentina usan Internet para hacer tareas escolares, 6 de cada 10 se comunican usando celular y el 86% conoce reglas de seguridad para utilizar la red, según un estudio difundido este lunes por Unicef.
Los datos surgen del informe global “Kids Online/ Chic@s Conectados. Investigación sobre percepciones y hábitos de niños, niñas y adolescentes en Internet y redes sociales”, que en Argentina se realizó en base a más de mil entrevistas domiciliarias a chicos de 13 a 18 años y grupos focales en los que también participaron sus padres.
Según Unicef, el promedio del primer ingreso a la web es a los 11 años, una edad que está en descenso y varía según el nivel socioeconómico de las familias, donde los de más ingresos lo hacen a los 7.
El crecimiento intergeneracional de esta red es un problema para los jóvenes que prefieren canales de contacto con sus pares que excluyan a familiares mayores. En segundo y tercer lugar, chicas y chicos mencionaron Twitter e Instagram y como principal vía de comunicación, WhatsApp.
Chic@s Conectados indagó también sobre experiencias negativas en Internet. En total, 8 de cada 10 entrevistados vivió al menos una situación perturbadora, relacionada con imágenes obscenas y pornográficas, violencia, bullying o maltrato y discriminación.

Padres.
En tanto, 1 de cada 3 de los consultados recibió mensajes desagradables e hirientes por Internet en los últimos 12 meses. Ante esta situación, sólo el 10% quiso vengarse, la mayoría bloqueó a quienes los perturban y el 56% decidió hablarlo con sus amigos.
Casi el 70% de los chicos y las chicas cree que sus padres saben entre más o menos y nada acerca de sus actividades en Internet y subestiman la necesidad de diálogo. Sin embargo, ante situaciones de gravedad acuden a la familia.
El 38% de los participantes del estudio reconoció que se encontró en los últimos 12 meses cara a cara con alguien que conoció primero por Internet.
En esos casos hay cierto consenso entre los jóvenes en que se deben tomar recaudos como pautar el encuentro en lugares públicos, en horarios diurnos, acompañados por un amigo o incluso por los padres.

Compartir